Compartir
Tweet

¿Cómo liderar equipos de distintas edades?

26 noviembre, 2019.

La autora nos describe las principales características de las generaciones X, millennials y baby boomers, además de compartir algunos tips para poder coordinar de manera efectiva a los equipos de trabajo integrados por empleados de edades y personalidades muy distintas.

Por Antonella Basile (*) 

Dentro de las empresas de hoy pueden llegar a convivir hasta cuatro o cinco generaciones en un mismo equipo de trabajo, a pesar de que cada una tiene distintas maneras de interrelacionarse y de comunicarse, no solo a nivel del lenguaje (oral o escrito); también presentan distintos modales y formas de moverse o de vestirse, incluyendo todo aquello referente al uso de espacios individuales, como acercarse al compañero y hasta tener contacto físico.

Según la generación de que se trate, hay que respetar ciertas “formalidades”. Algunas veces sucede que los más jóvenes pueden llegar a percibir desconfianza por parte del otro si este no le comparte cierta información, por mínima e insignificante que sea, o igualmente puede ocurrir que en un mismo equipo haya quienes piden “reunirse”, otros que solicitan llamadas o correos, así como otros que resuelven todo con un WhatsApp.

Lo que es un hecho es que los baby boomers, los millennials (generación Y) o la llamada generación X tienen sus propios códigos y características, las cuales resumimos a continuación:

Los baby boomers (nacidos entre 1946 y 1965) son leales a la empresa y se enfocan en los procesos; buscan oportunidades de reto y significativas para seguir creciendo en el trabajo y continuar aprendiendo; también se orientan al servicio y a la comunicación formal cara a cara.

La generación X (nacidos entre 1965 y 1980) se caracteriza por ser flexible, adaptable, con interés de desarrollo general, independiente, creativa y con la idea de cambiar sistemas, mientras que los millennials (nacidos entre 1980 y 1995) son muy sociables y tecnológicos, quienes presentan un esquema flexible y procuran el feedback constante, priorizando siempre el equilibrio del trabajo con su vida personal.

 La pregunta obligada es ¿cómo conectamos perfiles tan diversos o a las diferentes generaciones en un mismo ambiente de trabajo?

He aquí algunas alternativas:

* Primero deberíamos focalizarnos en tener líderes inclusivos que puedan conocer, entender e integrar a cada uno con sus características, procurando además que esos líderes -a su vez- conozcan a su equipo.

* Realizar actividades de sociabilización entre todos, aumentando la comunicación y el conocimiento entre ellos. Desayunos, festejos de cumpleaños, día del niño y demás acontecimientos de bien común ayudan a lograr este objetivo.

* Es importante que las decisiones sean compartidas dentro del equipo. Nunca sobra consultar opiniones y buscar apoyo al momento de definir algo, lo cual es una dinámica que promueve la participación de todos en general.

* Fortalecer la comunicación por los medios de cada generación para que, de esa forma, todos estén al tanto según sus “códigos”.

* También es necesario que la organización tenga foco en el negocio; que se mida a las personas por su desempeño y colaboración con el equipo; asimismo, hay que ofrecer oportunidades de crecimiento, desarrollo en procesos y prácticas innovadoras de gestión de talentos.

En resumen, crear equipos unidos y auténticos logrará el mayor potencial de cada generación y la mayor eficiencia del equipo como un todo.



(*) La autora es Account Manager de Raet Latinoamérica, una empresa oferente de servicios y desarrolladora de software de recursos humanos en la nube.



Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *