Compartir
Tweet

Neom, la ciudad del futuro cercano

27 septiembre, 2019.

Con un costo calculado en más de 500 mil millones de dólares, la ciudad comenzará a construirse en el 2030; contará con una tecnología capaz de generar nubes a fin de aumentar las precipitaciones en esta localización especialmente árida y calurosa, así como con coches voladores, criadas robóticas y profesores en forma de holograma, entre varias novedades tecnológicas más.

Staff  Digital Bricks (*)

En 2017 el príncipe Mohammed Bin Salman, heredero al trono de Arabia Saudí, presentó su plan económico 2030, mejor conocido como “Visión Saudita al 2030”, donde trazó el recorrido ideal a seguir para diversificar la economía nacional, documento en el que destaca el llamado “proyecto “Neom”; se trata de la construcción una enorme ciudad futurista, la cual estará completamente automatizada y apunta a ser un baluarte mundial en materia de innovación.

El nombre del proyecto surgió al combinar los términos neos (que en griego significa “nuevo”) y mustaqbal (que en árabe significa “futuro”). Se sabe que la inversión necesaria para hacer realidad esta propuesta ronda los 500 mil millones de dólares y será dirigida por Nadhmi A. Al-Nasr, ex Vicepresidente Ejecutivo de Administración y Finanzas de la Universidad de Ciencia y Tecnología King Abdullah.

Esta ciudad estará ubicada en Tabuk, una de las provincias de Arabia Saudita, situada a lo largo de la costa del noroeste del país, frente a Egipto, y presumiblemente comenzará a construirse en el 2030 sobre una superficie de 26 mil 500 kilómetros cuadrados (del tamaño de Massachusetts) y abarcará igualmente los países de Egipto y Jordania. Podría afirmarse que los sauditas planean construir Neom como una ciudad donde no existe el dinero, donde no hay calles sucias, mendigos, embotellamientos o autos con gasolina; tampoco habrá tiroteos ni violencia, pues se contará con un moderno sistema de seguridad y vigilancia al más puro estilo de la novela “1984”, en el que cámaras, drones y tecnología de reconocimiento facial rastrearán hasta el más mínimo movimiento de cada ciudadano.

“Es algo así como un paraíso terrenal de millonarios que viven felices en una burbuja del futuro (…) una startup del tamaño de un país, ejemplo de la nueva era del progreso humano”, según se define en un vídeo promocional del proyecto.

El príncipe saudí cree que desarrollar una ciudad futurista de la nada es más sencillo que adaptar las ya existentes, pues se puede dotar de edificios, transporte automatizado, industria avanzada y calles inteligentes desde el comienzo.

Esta ciudad-estado es un proyecto mediante el cual Mohammed bin Salman pretende convertir a su país en un productor de tecnologías de la información y de otras proezas tecnológicas e industriales; de hecho, el príncipe espera que la alta tecnología -como es el caso de la inteligencia artificial- sea la base y el principal sector económico de Neom; asimismo, el enorme consumo energético será abastecido por dos elementos que sobran en el desierto: el viento y el sol, además de que se contará con una tecnología capaz de generar nubes a fin de aumentar las precipitaciones en esta localización especialmente árida y calurosa.

Aparte de un lugar en el que vivir, la idea es que esta ciudad genere grandes beneficios económicos de hasta 100 millones de dólares al año, e incluso se planea que sea la primera ciudad en cotizar en bolsa.

Según los documentos a los que ha tenido acceso The Wall Street Journal y que cuentan con más de 2,300 páginas de planificación, algunas de las ambiciones de Neom se acercan más a un parque temático que a una ciudad del futuro, ya que  incluirá -por ejemplo- una pantalla de proyección artificial de la Luna, así como dinosaurios robot, algo parecido a lo que puede apreciarse en el filme “Jurassic Park”.

El informe, elaborado por las consultoras Oliver Wyman, Boston Consulting Group y McKinsey & Co., señala que Neom contará con coches voladores, criadas robóticas, profesores en forma de holograma y se desarrollará laedición de genes, entre varias novedades más.

Una ciudad-estado con dinosaurios robot y una luna artificial. (Imagen de Archinect).

El plan tras bambalinas

El pasado 31 de octubre el portal de BBC Mundo publicó un artículo acerca de este megaproyecto futurista, argumentando que, más que una ciudad, se trata de la construcción de la primera zona económica independiente del mundo, o al menos eso es lo que el príncipe Mohammed bin Salman está tratando de venderle a los inversionistas locales y extranjeros, quienes apalancarían el proyecto junto con el Fondo de Inversión Pública del gobierno de Arabia Saudita, presidido justamente por el futuro rey saudí.

Mohammed Bin Salman.

Al estar automatizados los servicios y procesos, todas las transacciones se realizarán por medios electrónicos, con la certeza de que –según los ideólogos del proyecto- Neom tendrá el crecimiento económico per cápita más alto del mundo.

Pero el dato neurálgico detrás de cualquier enfoque es que el proyecto es solo una de varias iniciativas pensadas para reducir la dependencia petrolera del país, orientándolo hacia una economía más abierta y capaz de crecer cuando los precios del crudo se mantengan a la baja; es decir, el gobierno busca que Arabia Saudita deje de ser visto como un país profundamente conservador, el cual ahora se está abriendo al capital privado extranjero, aunque los expertos aseguran que para concretarse cualquier propuesta de cambio económico será necesario comenzar por un cambio cultural, lo que podría requerir mucho tiempo.

(*) Con información de TyN Magazine (www.tynmagazine.com) y BBC Mundo (www.bbc.com).

Etiquetas: , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *