Compartir
Tweet

Estará regulado el home office en México

20 agosto, 2019.

Un espacio de trabajo digital reúne aplicaciones, datos, servicios y dispositivos en nubes y centros de datos, lo cual significa que ya no es necesario administrar múltiples proveedores con diferentes protocolos de seguridad, aparte de que los usuarios no necesitan recordar varias credenciales.

Por: Martín Borjas (*)

Hace unas semanas el Senado de la República aprobó modificar el artículo 311 de la Ley Federal del Trabajo a fin de incorporar un nuevo capítulo que regule las diferentes formas de teletrabajo, incluido el home office.

Lo anterior es una buena noticia para los más de 20 millones de personas que diariamente van y vienen en la zona metropolitana de la Capital. No es de extrañar que -según el estudio presentado por Citrix en 2017 con el título “El trabajador digital: ¿qué busca y cómo trabaja?”- el 48% de los mexicanos se cambiaría de empleo si les brindan la posibilidad de trabajar en remoto.

Pero para que las estrategias de implementación de trabajo flexible sean un éxito, los líderes deben brindar tecnología que se adapte a las necesidades de productividad de sus trabajadores y que esta les provea también una excelente experiencia de usuario; asimismo, deben tomar en cuenta que los empleados pasan más del 25% de su tiempo buscando la información que requieren para trabajar, y que un empleado promedio necesita transitar por cuatro o más aplicaciones para realizar un solo proceso de negocios, además de que debe gestionar diversas contraseñas e interfaces para ello, todo lo cual le quita tiempo y disminuye su concentración.

Espacios de trabajo digitales completos

No es fácil encontrar el equilibrio entre los imperativos de la tecnología y las necesidades humanas a fin de crear una experiencia de empleado unificada; para lograrlo, las empresas pueden valorar la habilitación de espacios de trabajo digitales como “Citrix Workspace”, que permite a los empleados trabajar como lo precisen sin poner en riesgo la seguridad de la empresa; además, pueden acceder a todas sus aplicaciones, escritorios y datos desde cualquier dispositivo y a través de cualquier red, pudiendo administrar y controlar todo desde un solo plano.

Igualmente, con las políticas de acceso contextual un departamento de TI puede controlar quién accede a qué y ver toda la actividad de los usuarios (este punto es clave, pues aumenta la eficiencia de TI al incluir una administración unificada de los puntos finales automatizando aspectos como el monitoreo y la administración). Entre las acciones que estos departamentos podrían tomar se encuentra el borrado remoto de un dispositivo, revocar el permiso de un dispositivo o el envío de una notificación al usuario para corregir un problema.

Un espacio de trabajo digital reúne aplicaciones, datos, servicios y dispositivos en nubes y centros de datos, lo cual significa que ya no es necesario administrar múltiples proveedores con diferentes protocolos de seguridad, aparte de que los usuarios no necesitan recordar varias credenciales; simplemente inician sesión una vez y obtienen acceso a todo lo que requieren.

De acuerdo con el reporte “The Employee Experience Technology Ecosystem” publicado por Forrester en febrero de este año y patrocinado por Citrix, es más probable que los empleados se comprometan con la empresa cuando creen que su departamento de TI se está enfocando en ayudarlos a ser productivos.

Los espacios de trabajo digitales son un componente crítico para crear experiencias positivas en cada punto de contacto con la empresa. A su vez, evitan a los empleados la pérdida de tiempo en actividades de poco valor y les permite poner toda su energía en el trabajo que realmente impacta a los clientes y accionistas. En conclusión, la próxima batalla de las organizaciones mexicanas para habilitar exitosamente el home office es la experiencia de los empleados, creando espacios de trabajo digitales donde son realmente más productivos. Cuando se habla acerca del trabajo flexible, la mayoría de las conversaciones tienden a girar en torno a la tecnología, y por una buena razón: no hay nuevos modelos de productividad sin tecnología.





(*) El autor es Country Manager de Citrix México.






Etiquetas: , , , , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *