Compartir
Tweet

El valor del BIM para los contratistas

2 enero, 2019.

Les compartimos este interesante artículo-acróstico publicado en el portal archinect.com durante el mes de septiembre, donde el autor hundú nos explica la manera en que la metodología BIM ayuda a estos profesionales de la construcción a lograr mejores resultados de negocios e ingeniería.

Por Chaitanya Patel (*)

El Building Information Modeling (BIM) utiliza el diseño virtual y las capacidades de construcción en 3D para la planificación del diseño de la construcción o la infraestructura, sin dejar de pensar en la colaboración de las diferentes partes o disciplinas de gestión de obras.

Los avances tecnológicos de los dispositivos móviles y el software basado en la nube están facilitando la adopción de tecnología por parte de los contratistas, quienes están adoptando cada vez más esta metodología para controlar los gastos del proyecto de construcción, acelerando el ritmo y encontrando medios eficientes para reducir el despilfarro de los proyectos, mejor conocido como Integrated Project Delivery o IPD.

BIM en sí mismo tiene un significado muy profundo relacionado con los enfoques de proyectos de la industria de la construcción en cada etapa. Exploremos todos estos proyectos y cómo BIM es útil para los contratistas en cada una de estas etapas:

(B) Construcción de diseños

Los arquitectos e ingenieros utilizan BIM para transformar los diseños conceptuales en modelos geométricos en 3D para edificios e infraestructura, en tanto que los contratistas generales -basados ​​en estos modelos- desarrollan planes de construcción, procesos logísticos y posteriores. Para estos últimos, BIM es más que un mero modelo: forma el ciclo de vida digital desde el diseño hasta la demolición. Los modelos BIM LOD 500 esencialmente ayudan a los contratistas a comunicar su intención y el propósito del proyecto facilitando un enfoque más colaborativo.

Las siglas LOD corresponden a las iniciales de Level of Development o Nivel de Desarrollo; se trata de una escala que informa hasta qué punto se ha desarrollado un elemento del modelo en cuanto a su geometría y con respecto a la información relacionada con él. Dicho de otro modo, es el nivel de fiabilidad que los miembros del equipo de proyecto pueden esperar de la información de la que disponen al usar dicho elemento en el modelo. Por su parte, los elementos LOD 500 están referidos a la verificación y no son una indicación de la progresión a un nivel superior de la geometría del elemento de modelo o información no gráfica.

(I) Información de todo el proyecto

La base de un proyecto de construcción exitoso es la capacidad de los arquitectos e ingenieros para integrar sin problemas la inteligencia de diseño en el modelo y poder administrar los datos de manera eficiente. El entorno de datos comunes de BIM facilita una plataforma común para rastrear cambios de diseño y efectivamente mantiene a todos los interesados ​​en la misma página.

Además, cuando se finalizan los diseños, los datos y la planificación para la construcción pueden mantenerse y compartirse con todos los interesados. Cualquier solicitud de cambio de órdenes, por ejemplo, puede ser manejada fácilmente por RFIs digitalizadas dentro del proceso de revisión y agilizar la toma de decisiones informadas.

(M) Mantener con el modelo

El modelo 3D es la clave para todas las fases del proceso de construcción, incluida la fase previa a la construcción, durante la fase de construcción y la fase posterior a la construcción. El Entorno Común de Datos (CDE) en BIM se entrega a los propietarios del proyecto una vez que se termina la construcción.

Este modelo de CDE, según los cambios realizados durante la construcción, se incluye en el modelo y sirve como una fuente de verdad para los propietarios de edificios y los administradores de las instalaciones. Los datos almacenados se convierten en el recurso para que los gerentes de instalaciones se refieran al mantenimiento eficiente durante las renovaciones o el reacondicionamiento. La información más pequeña (como el tamaño de una pieza, válvula, bomba, etc.) se puede rastrear, mientras que su instalación y los últimos detalles de la actividad de mantenimiento, por ejemplo, también puede recuperarse fácilmente.

BIM durante el proceso de construcción

Dado que BIM ha mejorado de manera crítica el enfoque de los proyectos de construcción de edificios y el desarrollo de infraestructura, los subcontratistas que participan en la construcción también deben ser parte de ella; por lo tanto, echemos un vistazo a los beneficios BIM para la construcción:

Fase de pre-construcción

El factor clave de BIM es la colaboración. Por lo tanto, el mejor uso de la construcción previa de BIM es para los subcontratistas, ya que sientan las bases para colaborar en los procedimientos de diseño e instalación de elementos y productos de construcción prefabricados. Además, son los expertos en la materia, por lo que mediante BIM pueden colaborar bien con los interesados ​​en el diseño, los fabricantes de acero y los fabricantes de edificios; asimismo, pueden garantizar la menor cantidad de trabajos y una verificación eficiente de los costos.

Fase de construcción en curso

Durante la fase de construcción en curso, los modelos 3D listos para BIM actúan como la única fuente de información para los equipos de proyecto y los ingenieros en el sitio, así como los contratistas. Los capataces tendrán acceso al modelo para la asignación y ejecución de tareas; además, la avanzada tecnología portátil equipada con AR/VR ayudará a los capataces a volver a conectar al ingeniero en la oficina.

Cuando hay cambios de diseño en el modelo, se notifica a todo el equipo las implicaciones sobre los costos y los cronograma; de esta manera todos los miembros del proyecto pueden mantenerse actualizados.

Fase posterior a la construcción

Después de la construcción, la mayoría de las tareas implica operar sin problemas las instalaciones y brindar el mejor mantenimiento, lo cual puede lograrse mediante dos cosas: estableciendo la ubicación de un modelo listo para BIM, así como conocer qué y dónde está ubicado cada componente. Después de ello, no hay tanto camino por recorrer para pasar de un BIM (Building Information Modeling) a un FIM (Facility Information Modeling). Con BIM, los administradores de las instalaciones pueden realizar estas dos tareas y los propietarios pueden tomar las decisiones adecuadas a lo largo de la vida útil del edificio.

Como conclusión, puede decirse que BIM tiene un impacto significativo en los contratistas, ya sean generales o subcontratistas; sirve como un archivo único que contempla toda la información para construir un edificio completo o un proyecto de desarrollo de infraestructura; mejora la asociación de los contratistas con subcontratistas, propietarios de edificios, ingenieros y arquitectos. Al combinar una mejor entrega de proyectos, BIM ayuda a los contratistas a lograr mejores resultados de negocios e ingeniería.

(*) El autor es ingeniero en TrueCADD, una compañía global que ofrece servicios de diseño para arquitectos, ingenieros, fabricantes y diseñadores a nivel global, especializada también en el diseño de dibujos animados y en el modelado 3D para la industria arquitectónica.

Etiquetas: , , , , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *