Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Entre aeropuertos y castillos en el aire, ¿qué más da?

1 octubre, 2018.

Por Armando Paredes

UN PREMIO DE ALTURA. El 1º de noviembre, desde la ciudad de Frankfurt, podremos conocer al ganador del Premio Internacional Highrise (IHA), un reconocimiento que cada dos años -desde el 2003- se otorga a los edificios nuevos que miden al menos 100 metros de altura, considerando también su diseño, funcionalidad; tecnología de construcción, la integración en esquemas de desarrollo urbano, la sustentabilidad y su costo.

Bendamín Romano.
Bendamín Romano.

La Torre Reforma, actualmente el edificio más grande de la Ciudad de México, obra del arquitecto mexicano Benjamín Romano y su despacho LBR&A Arquitectos, podría hacerse del título de “El mejor rascacielos del mundo”; es hasta ahora el único proyecto latinoamericano que ha llegado a la última etapa del considerado “Pritzker de los rascacielos” y fue elegido como uno de los cinco finalistas debido al uso de suelo poco convencional y por su respuesta a la alta actividad sísmica de la capital mexicana a través de un concepto estructural de soporte inteligente.

El International Highrise Award entregará al ganador50 mil euros, así como una escultura de Thomas Demand, pero seguramente coincidirán conmigo en que el verdadero valor del premio es haber destacado de entre más de mil rascacielos y competido con despachos internacionales de la talla de Foster & Partners o Pelli Architects, así como por ganadores del Pritzker como Zaha Hadid, Ateliers Jean Nouvel y Renzo Piano Building Workshop… ¿o eso no es suficiente para sentirse “de la alta”?

MUCHOS PIENSAN QUE ESO DE las consultas ciudadanas son una tomada de pelo, pues nadie sabe realmente de dónde salen, cómo se manejan los resultados, quién es el responsable de gestionarlas, quiénes los elegidos para dar su opinión, etcétera. Pero para qué desgarrarse las venas si -aun asumiendo que estos escrutinios son correctos y sobre todo transparentes- basta con un chasquido de dedos de nuestros dirigentes para echar el carro de reversa (muy al estilo de las licitaciones de gobierno, las que “coincidentemente” siempre se declaran desiertas).

La falta de consenso es otro de los argumentos que podrían darle cerrojazo a este tipo de escrutinios, y estamos a un pelo de rana para que eso suceda con respecto a la interminable discusión de si se continúa construyendo el NAIM en Texcoco o si se aprovecha el aeropuerto militar de Santa Lucía para hacer dos pistas aéreas.

Andrés Manuel López Obrador.
Andrés Manuel López Obrador.

Eso sí, en estos momentos podemos asegurar que “los que saben” ya dieron su punto de vista al respecto, aunque seguimos en las mismas, pues tampoco han podido ponerse de acuerdo. De entrada, a principios de septiembre el Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM) presentó su dictamen técnico al presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, previendo que la opción de Santa Lucía saldría aproximadamente 150 mil millones de pesos más cara con respecto al proyecto original de Texcoco.

Javier Jiménez Espriú
Javier Jiménez Espriú.

Una semana después Javier Jiménez Espriú, el presunto titular de la SCT, sacó la pluma roja para “tachonear” dicho dictamen, asegurando durante una reunión con representantes de la CMIC que el estudio de costos del CICM estaba mal hecho y que el equipo de ingenieros responsable del mismo no tenía la información suficiente como para dar su punto de vista.

Juan Pablo Castañon.
Juan Pablo Castañón.

Por su parte, Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, en representación del sector privado, fue otro de los que se mostraron a favor de continuar con la construcción del NAIM, presentando para ello un análisis que consideró 13 variables para ambos proyectos, como la seguridad aérea, los impactos ambientales y sociales, la capacidad de transporte, las obras hidráulicas y lagos aledaños, enfatizando en los costos de cimentación y hundimiento.

José María Riobóo.
José María Riobóo.

Justo en este último aspecto se basa la postura de José María Riobóo, presidente de la empresa desarrolladora del proyecto maestro para el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, quien en una entrevista con Carmen Aristegui, realizada el 19 de septiembre, manifestó queTexcoco es una zona relativamente virgen, por lo que los riesgos de hundimiento son mayores, impactando directamente en los costos de mantenimiento a mediano y largo plazos.

Debemos comentar en este punto que el Colegio de Ingenieros Geólogos de México considera inadecuados los procedimientos que hasta hoy se han llevado a cabo para estabilizar el subsuelo donde se construye el Nuevo Aeropuerto y que aún se desconoce la existencia de un análisis de riesgo geológico para este proyecto.

Regresando con el mandamás de Grupo Riobóo, este afirmó igualmente que seguir con el plan de Texcoco implicaría destruir dos aeropuertos funcionales y enfrentarse al problema de la orientación de los vientos y los costos, advirtiendo también que el NAIM solo lleva un 20% de avance en tres años, por lo que invitó a sacar la calculadora para darnos cuenta de que este asunto “va pa’ largo”, mucho más tiempo de lo que nuestras autoridades han estado pregonando. Y remató aclarando que, en caso de aprobarse lo de Santa Lucía, él se haría a un lado y quedaría “nomás como asesor” del presidente electo, pues dice que no se puede ser juez y parte a la vez… ¿Será?

Víctor Anguiano Toquero.
Víctor Anguiano Toquero.

HABLANDO DE VENTARRONES, el Colegio de Pilotos Aviadores de México también se manifestó en contra del proyecto de Santa Lucía al considerar que tendrán problemas de visibilidad y que habrá una inminente saturación en solo tres años. Una postura similar es la del presidente del Colegio de Controladores de Tránsito Aéreo de México, Víctor Anguiano Toquero, quien le dio su voto al NAIM al comentar que la nueva terminal dará mayor margen de maniobra a los pilotos y controladores durante las operaciones de despegue y aterrizaje, las que serían más seguras y favorecerían la movilización de aviones debido a que la terminal estará afuera de la zona montañosa que rodea al Valle de México.

¡Pero ya estuvo bueno de botana! A estas alturas del campeonato, solo podemos concluir que no hay conclusiones, y eso que aún falta saber lo que piensan ecologistas, biólogos, humanistas, comerciantes, religiosos y hasta los que querían al Tuca Ferretti para técnico de la Selección, y ni qué decir de quienes entraron al ojo del huracán después de los señalamientos directos de nuestro nuevo “Peji-dente”, quien sigue convencido de que las obras del NAIM están plagadas de corrupción e irregularidades técnicas.

Juan Pardinas.
Juan Pardinas.

Con respecto a esto último, debería preocuparnos más el seguimiento que se les  dé a los contratos que no fueron asignados mediante licitación pública, ya que, según un análisis presentado el 4 de septiembre por el Instituto Mexicano para la Competitividad, presidido por Juan Pardinas, solo un 19% de los mismos cuenta con la justificación legal adecuada. De los 320 procesos de contratación, el IMCO también analizó las adjudicaciones directas, las invitaciones restringidas y los convenios, detectando varios indicios de corruptelas… ¡nomás la puntita!

CAMBIANDO DE AIRES, vaya pérdida la que acaba de sufrir nuestra industria con la muerte de Robert Venturi, considerando un ícono de la corriente arquitectónica postmodernista estadounidense y uno de los más importantes arquitectos del mundo.

Robert Venturi y Denise Scott-Brown.
Robert Venturi y Denise Scott-Brown.

Nacido el 25 de junio de 1925 en Filadelfia, Venturi estudió arquitectura en la Universidad de Pennsylvania; ahí conoció a su esposa Denise Scott-Brown, una urbanista y arquitecta africana (ambos daban clases en 1960) y, junto a ella como asociada, inició su empresa en 1964 bajo el nombre de VSBA (Venturi Scott Brown Associates).

A través de sus construcciones, producción académica y textos escritos, este matrimonio ayudó a generar un movimiento en la arquitectura que rompió con la hegemonía del modernismo prevaleciente en gran parte del siglo XX.

Después de una leve enfermedad –según cuentan sus familiares-, este Premio Pritzker (1991) falleció el martes 18 de septiembre a la edad de 93 años. Venturi ya se había retirado oficialmente de la arquitectura en 2012 debido a su vejez, dejando la dirección de su compañía al arquitecto Daniel McCoubrey.

De entre las obras de esta singular pareja, destacan la casa Vanna Venturi (1959-1963), el asilo conocido como “Casa Guild” (1961-1965), el Museo de Arte Contemporáneo en San Diego, sin olvidar su Casa Abrams, en Pittsburgh, la que desgraciadamente fue demolida el 1º de agosto de este 2018.

También diseñaron emblemáticos edificios, como el Franklin Court de Filadelfia (1972-1976), el Gordon Vu Hall en la Universidad de Princeton (1980-1983) y realizaron la ampliación de la National Gallery de Londres, la renovación del Museo de Arte en el Allen Memorial (1973-1976), además de diseñar la terminal del ferry en Whitehall, en Nueva York.

Alicia Rountree
Alicia Rountree.

¿Y QUÉ LES PARECE SI, más que con noticias, terminamos este chismorreo con “una ganga”? Por ahí nos enteramos de que la restauradora y emprendedora Alicia Rountree, ex novia del actor Jude Law, decidió rentar su departamento en el popular barrio neoyorquino del Soho. Tal vez se les haga caro pagar casi cien mil pesos mensuales por un espacio de 60 metros cuadrados, un dormitorio y un baño, pero seguramente habrá muchos que se olvidarán del precio al imaginar que su casera podría ir a cobrarles la renta personalmente.

Y quién no, si estamos hablando de alguien que también ha aparecido como top model en campañas para L’Oréal, Victoria’s Secret, Ralph Lauren y The Gap. Con una casera así, seguro que ni Don Ramón evitaría el pago de los 14 meses que siempre le debió al Señor Barriga… ¿tamos o no tamos?

armando.paredes@digitalbricks.com.mx

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.

* Recuerda revisar tu bandeja de spam.