Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

La ciudad azteca de los sacrificios

1 agosto, 2018.

Mientras excavaban en el centro de la Ciudad de México, los arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia hicieron el descubrimiento más significativo sobre Tenochtitlan: los restos de un estante y una torre de calaveras pertenecientes a víctimas de sacrificios humanos.

Torre de cráneos del Gran Tzompantli / PAU-INAH

 Staff Digital Bricks (*)

Para los aztecas, el sacrificio humano fue clave para la salud del mundo, tal y como se demuestra con los recientes hallazgos de un vasto estante de calaveras localizado en el corazón de Tenochtitlan.

Durante algunos trabajos de excavación en el centro de la Ciudad de México, los arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) hicieron el descubrimiento más significativo en décadas sobre la ciudad azteca de Tenochtitlan: los restos de un estante y una torre de calaveras pertenecientes a víctimas de sacrificios humanos.

El periodista y colaborador de Gatopardo, Guillermo Sánchez Cervantes, comenta que “sobre la calle República de Guatemala, en el número 24, detrás de unas tablas de madera que clausuran la puerta, se encuentran los más recientes vestigios de la ciudad lacustre que quedó enterrada bajo el Centro Histórico de la Ciudad de México. Este, como muchos otros edificios de tezontle y cantera del barrio, han sido reconstruidos a lo largo del tiempo debido al hundimiento del piso sobre el que se levantan.

“Esta es la zona de monumentos más grande de la ciudad, con una extensión cercana a los diez kilómetros cuadrados; cubre mil 400 inmuebles históricos (edificios, plazas y jardines) registrados por el INAH y mil 470 inmuebles de valor artístico por parte del INBA”.

Los mexicas y el Templo Mayor

Estos líderes políticos del grupo cultural más grande conocido hoy como “aztecas”, fundaron Tenochtitlan en 1325 y gobernaron hasta que los españoles conquistaron su ciudad en 1521.

Los mexicas construyeron su capital en una isla en el ahora drenado Lago de Texcoco. En su apogeo, la ciudad tenía aproximadamente 250 mil pobladores y era la sede de un imperio que se extendió hasta el sur de México. El complejo del templo en el medio de la isla era el corazón político y religioso de la ciudad-estado. La mayoría de los sacrificios en Tenochtitlan se realizó en público en la parte superior del Templo Mayor. Los sacrificios desempeñaron un papel vital en la cosmología de los mexicas y también pudieron haber ayudado al joven imperio a controlar poblaciones conquistadas.

“Hallazgos como estos nos hablan de la reutilización del espacio de la Ciudad de México, así como de la manera en la que las situaciones políticas y sociales iban modificando los trazos urbanos”

Tzompantli

Se presume que expertos mexicas decapitaban a sus víctimas y tallaban agujeros estandarizados en los costados de sus cráneos para que pudieran montarse en los postes de un estante llamado “tzompantli”, que contenía miles de cráneos.

Construidas a partir de calaveras y mortero, unas torres de al menos 1.7 metros de altura flanqueaban a los tzompantli, los cuales fueron construidos en fases, con cráneos en los anillos exteriores mirando hacia afuera, y los que están en los anillos interiores mirando hacia adentro. La exhibición pública de miles de calaveras sirvió como un recordatorio del poder de los mexicas y de la continuación del ciclo de la vida.

Al respecto, Sánchez Cervantes escribió que, desde octubre de 2016, el Proyecto de Arqueología Urbana (PAU) del INAH ha estado estudiando en la zona lo que se ha dado a llamar “el Gran Tzompantli”, el altar donde se empalaban cabezas de guerreros capturados que eran sacrificados en el Templo Mayor.

Este ritual se realizaba a solo unos pasos de lo que hoy es el sagrario de la Catedral, donde por casi cinco siglos los sacerdotes católicos han oficiado sus servicios. Fue un en 2015 cuando se hallaron varios cráneos en una propiedad que estaba en remodelación. Durante la excavación se hallaron 170 cráneos humanos, entre ellos de mujeres y niños, los cuales se están estudiando y enumerando:

“Los nuevos hallazgos ponen en entredicho la hipótesis según la cual solo hombres cautivos fueron sacrificados para ofrecerlos a Huitzilopochtli”, publicó por su parte National Geographic.

Andrés de Tapia, un soldado español que escribió una crónica de 80 páginas titulada “Relación de algunas cosas de las que acaecieron al Muy Ilustre Señor Don Hernando Cortés”, fue quien dio cuenta del propósito del ritual en honor a Huitzilopochtli.

Los mexicas se levantaban a la medianoche para el sacrificio; vertían la sangre de la boca, brazos y muslos de soldados capturados y la ofrecían “ante un gran fuego de leña de roble”, y salían a echar incienso a la torre del ídolo”, donde había 60 o 70 vigas “puestas sobre un teatro grande, hecho de cal y de piedra, y por las gradas muchas cabezas de muertos pegadas con cal”, escribió, haciendo hincapié en que se les veía “los dientes hacia fuera”. Las vigas, relató, atravesaban las cabezas a la altura de la sien.

(*) Con información de Lizzie Wade, Alberto Cuadra, Chris Bickel y Jia You (2 de julio de 2018 / www.sciencemag.org) y de Guillermo Sánchez Cervantes.

¿SABÍAS QUE…

El término tzompantli proviene de las palabras nahuas “tzontli”, que significa cabeza o cráneo, así como de “pantli”, que es hilera o fila. Este nombre también se usa para llamar un árbol cuyo fruto es la flor conocida como colorín; misma que es comestible.

Los tzompantli son altares en los que se empalaban, ante la vista pública, las cabezas aún sanguinolentas de los cautivos sacrificados a fin de honrar a los dioses. Son estructuras que derivaban de la práctica, entre los antiguos mesoamericanos, de decapitar a las víctimas de los sacrificios humanos y conservar sus cráneos en una especie de empalizada de madera.

Tzompantli asociado al Templo Mayor / Códice Ramírez.

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.

* Recuerda revisar tu bandeja de spam.