Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Prepare sus reservaciones para el primer hotel espacial

31 mayo, 2018.

Se presume que alquilar suites de lujo en el Aurora Station será una realidad dentro de tres años, prometiendo a sus huéspedes una auténtica experiencia de astronauta; solo hay que ahorrar 9.5 millones de dólares para poder pagar alrededor de 791 mil 666 dólares la noche.

Staff Digital Bricks (*)

En los últimos años ha crecido exponencialmente el número de empresas que, tras el éxito de compañías como SpaceX, le están apostando al negocio de los vuelos espaciales comerciales. Un grupo de jóvenes estudiantes del MIT, por ejemplo, propuso el proyecto llamado Marina (Managed Reconfigurable in-Space Nodal Assembly). un pequeño puerto espacial en el que pueden atracar módulos privados con habitaciones y que posibilita tener vistas impresionantes de nuestro planeta.

Marina cuenta con ocho habitaciones con bar, restaurante y gimnasio, pero los estudiantes también lo pensaron como un puerto y punto de partida para viajar a otros destinos interplanetarios, como podría ser Marte. La NASA premió a esta propuesta como el mejor proyecto presentado por una universidad, aunque todavía no ha sido realizada.

Otro sonado proyecto de hotel espacial fue el Galactic Suite del multimillonario Dennis Tito, el cual se inauguraría en 2012 y, según lo calculado originalmente, el costo por cuatro noches sería de tres millones de dólares. El proyecto nunca despegó y desde 2014, incluso, el sitio web de la compañía no se ha actualizado.

Lo más lejano a la utopía

Para quienes son precavidos y desde ya están planeando sus vacaciones del 2022, la gran noticia es que ese año -en teoría- abrirá el primer hotel espacial de la historia. Las reservas ya han comenzado y el alojamiento será a bordo de la Aurora Station, de la compañía estadounidense Orion Span. Será una suite de lujo que ofrecerá a sus huéspedes una auténtica experiencia de astronauta; solo hay que ahorrar 9.5 millones de dólares para poder pagar alrededor de 791 mil 666 dólares la noche.

Se dice que bastarían nada más 80 mil dólares como fianza para llevar a cabo la reserva, y que la cifra sería totalmente reembolsada si la misión fallara antes de tiempo.

El hotel estará en órbita a 320 kilómetros de la Tierra, permitiéndole al huésped observar un promedio de 16 amaneceres y puestas de sol cada 24 horas desde las ventanas de la suite, así como darle una vuelta completa al mundo cada 90 minutos. Esta es una experiencia extraordinaria, a la que se añade la posibilidad de experimentar la “gravedad cero”; además, será posible contribuir a la investigación científica.

La Aurora Station es un espacio de 10 por 4.2 metros, diseñado para acomodar hasta seis personas a la vez. Uno o más de estos invitados serán astronautas profesionales de agencias espaciales de todo el mundo.

El fundador de Orion Span, Frank Bunger, asegura que Aurora Station conducirá a los viajeros al espacio más rápidamente y a un precio más bajo de lo habitual. La compañía también desarrolló un régimen de entrenamiento de tan solo tres meses, en lugar de los 24 que normalmente sirven para preparar a un astronauta; además, los huéspedes participarán en varios experimentos, como el cultivo de alimentos en órbita, con la posibilidad de llevarlos a casa a manera de recuerdo.

El entrenamiento se realizará directamente en Houston, Texas, Estados Unidos, desde donde saldrán las cápsulas espaciales para turistas, a quienes se les proporcionará conocimientos básicos sobre vuelo espacial, mecánica orbital y vida en ambientes presurizados.

Será igualmente posible organizar fiestas dentro de un módulo de realidad virtual llamado “holodeck”; se trata de una tecnología presente también en el universo de Star Trek que permite interactuar con hologramas de dinosaurios o reproducir viajes dentro del sistema solar. Finalmente, los pasajeros podrán mantener un contacto directo con sus seres queridos gracias a un acceso inalámbrico a internet de alta velocidad.

“La Nasa recibe alrededor de 18 mil solicitudes al año de aspirantes a astronautas; es decir, hay un amplio mercado para personas que quieren entender qué se siente al viajar en el espacio”, explica Frank Bunger.

(*) Con información del World Economic Forum (WEF) y nobbot (www.weforum.org/es).

Etiquetas: , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.

* Recuerda revisar tu bandeja de spam.