Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Construcción anticuada e insegura continúa prevaleciendo en México

31 mayo, 2018.

Hasta en un 90% de las construcciones se usa mampostería, con bloques y tabiques que resultan en estructuras rígidas y pesadas, pero existen nuevas tecnologías en construcción -como los paneles aislantes de alta calidad- que minimizan los riesgos ante sismos.

 

 

Staff Digital Bricks (*)

Nuestro país se ubica en una zona de alta sismicidad; por ejemplo, tan solo en 2017 el Servicio Sismológico Nacional reportó 26 mil 123 movimientos de tierra de diferentes magnitudes, por lo que debe ponerse especial atención en el tipo de construcciones y los materiales que se emplean en ellas; sin embargo, aún es alto el uso de sistemas tradicionales de construcción, como la mampostería (en la que se levantan muros con bloques o tabiques, principalmente), que ya resultan anticuados a pesar de que existen otros más ligeros, flexibles y seguros.

El pasado 19 de septiembre se registraron alrededor de 40 edificios desplomados y miles de construcciones afectadas, aunque -como revela una investigación de The New York Times– la cifra pudo haber sido mayor si el sismo hubiera sido igual al de 1985. Esta tragedia también reveló que fueron fallas de construcción como: plantas bajas débiles, estructuras modificadas por inexpertos, mala estructuración de las edificaciones, autoconstrucción, fallas en el cumplimiento de las regulaciones en la calidad de los materiales y uso de sistemas de construcción con materiales pesados.

Actualmente se considera que un 90% de las edificaciones podría estar hecha con mampostería y al menos un 30% podría no cumplir con el Reglamento de Construcción vigente, según reporta un estudio del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Otra de las razones por las que se dañan los edificios durante un movimiento telúrico es la cantidad y distribución inadecuada de elementos resistentes, como columnas o muros de carga, así como de trabes y losas que distribuyen las fuerzas sísmicas entre dichos elementos: “Cuando se excede la resistencia de los elementos estructurales, la edificación sufre daños como agrietamientos, aplastamientos o grandes deformaciones que incluso pueden llegar a causar el derrumbe o colapso total del edificio”, explica el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred). Hoy se requiere un cambio fundamental en las técnicas de construcción para edificios y viviendas, con métodos eficientes, materiales ligeros, aislantes y resistentes que ahorren energía y que estén mejor diseñados para soportar los efectos ocasionados por terremotos y temblores.

 

 

Una de las mejores opciones frente al riesgo sísmico son los paneles aislantes; se trata de un panel tipo “sándwich” de dos paredes de acero con núcleo aislante de espuma de poliuretano para muros externos, internos y techos de edificios tanto industriales, comerciales o residenciales. Este sistema de construcción, ya muy utilizado en el extranjero, tiene importantes ventajas, como la rapidez y facilidad de instalación, el aislamiento térmico y acústico, así como la solidez y resistencia en el tiempo.

Una ventaja adicional del sistema de construcción con el panel aislante es su óptimo comportamiento ante eventos sísmicos, ya que está fabricado con materiales ligeros y flexibles; asimismo, permite que las estructuras absorban de manera más dinámica el impacto de las ondas sísmicas.

Una alternativa palpable

Arnaldo Figurelli

En México, la empresa IsoCindu, que nació en 2015 en Silao, Guanajuato, produce paneles metálicos aislantes para cubiertas y paredes para construcciones civiles, industriales, comerciales y agrícolas, los cuales están teniendo una gran aceptación en el mercado, no solo por combinar eficiencia energética y libertad creativa, sino por ser los más ligeros del mercado internacional y una alternativa óptima frente al riesgo sísmico.

“A pesar de su gran aceptación, aún existe una gran presencia de sistemas de construcción tradicionales que representan un riesgo importante para la seguridad humana y económica. Hoy, por ejemplo, en países como Japón –que también presenta un alto riesgo sísmico- este tipo de materiales anticuados han desaparecido y el uso de paneles aislantes se observa con enorme frecuencia”, comentó Arnaldo Figurelli, director general de IsoCindu.

Esta empresa brinda soluciones que combinan funcionalidad de los materiales, sustentabilidad en los procesos, seguridad para las personas y eficiencia energética; su oferta de paneles ha sido probada con excelentes resultados en diferentes partes del mundo, como España, Rumania, Alemania, Rusia, Francia y República Checa.

Los paneles ISOWALL de la compañía son autoportantes (pueden soportar su propio peso sin apoyo estructural y sin sufrir algún deterioro) y además el uso del panel fijado a apoyos estructurales distanciados ha sido probado para soportar, con excelentes resultados, cargas de nieve, viento, presión del aire y transmitirlas a los soportes, según la norma europea EN 14509.

>>www.isocindu.mx

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *