Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Una proeza de ingeniería para preservar nuestro patrimonio

4 mayo, 2018.

El diseño de la Torre Reforma corrió a cargo del arquitecto mexicano Benjamín Romano, y para su construcción hubo que conservar e integrar a la llamada “Casona del porfiriato”, construida en 1929 con cantera rosa y en un estilo gótico afrancesado.

Una proeza de ingeniería para preservar nuestro patrimonioLa integración de la casona al moderno concepto arquitectónico de la Torre Reforma fue toda una proeza de ingeniería, pues se necesitó mover el viejo edificio casi 20 metros y después regresarlo a su lugar original, para lo que se contrató a una compañía española que transportaba barcos.

Otros datos interesantes

* Los autores del proyecto, el despacho LBR&Arquitectos, también invirtieron cinco millones de pesos para remodelar la calle Río Elba y hacerla semi-peatonal.

* El rascacielos tardó ocho años en ser terminado, mientras que el sábado 13 de febrero de 2010 se desplazó la casona en tan solo 12 horas y, después de colocar los cimientos del nuevo edificio, la regresaron a su lugar en apenas tres horas.

* Para mover la casona, sus cimientos fueron prácticamente envueltos en una caja de concreto a la que se le agregaron unas piezas de acero llamadas “cleopatras” debido a que se parecen a las bases con las que varias personas transportaban a la reina egipcia.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.