Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Las metas de género: una lucha continua

2 abril, 2018.

Por Olivia Jaras (*)

El Día Internacional de la Mujer llegó y se fue. Ciertamente estamos hablando de una fecha muy significativa para nuestra misión, pero también es importante tener en claro que, como mujeres, nuestro trabajo por cerrar la brecha salarial con respecto a los hombres continúa, y son nuestras actitudes del día a día las que generarán el cambio deseado.

En los últimos tiempos hemos logrado grandes hitos en el ámbito laboral, como el derecho de presentarnos a las mismas oportunidades de trabajo que nuestros colegas hombres o la extensión de los plazos de fuero materno en algunos países latinoamericanos, un tema no menor para la vida profesional y personal de las mujeres y sus familias. A pesar de avances como los referidos, no podemos perder de vista que aún nos queda un largo camino por recorrer, comenzando por alcanzar los mismos sueldos que nuestros pares masculinos.

Resulta clave detenerse a reconocer la continua lucha y nuestros logros a lo largo de muchos años, pero más importante aún es reflexionar acerca de las metas que debemos plantearnos como individuos, como conglomerado y como sociedad.

El problema radica en que a veces nos cuesta aceptar la idea de que, como mujeres, es nuestra responsabilidad saber valorarnos dentro del mercado laboral y convencer a los eslabones más altos que influencian el comportamiento de la sociedad; es decir, nuestros líderes, aunque lamentablemente no basta con engendrar cambios a nivel gubernamental e institucional.

En cuanto al cierre de la brecha salarial, es prioritario que cada mujer entienda cómo valorarse en su mercado respectivo y cómo negociarlo. Está de más decir que, como mujeres, ya cargamos con suficientes responsabilidades, pero si ignoramos nuestra culpabilidad en el problema de la brecha será literalmente imposible cerrarla.

Aunque no sea intencional, si insistimos en culpar a nuestros gobiernos, a nuestros empleadores y a nuestra sociedad en general por “prejuicios arraigados” en contra del sexo femenino, estamos olvidando por completo cargarle a la mujer la responsabilidad de saber cuánto vale y cómo pedirlo. Un buen ejemplo de esto se evidencia en las palabras de Antonio Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, quien afirmó en el Día Internacional de la Mujer que “debemos comprometernos a hacer todo lo posible para superar los prejuicios arraigados, apoyar la participación y el activismo, y promover la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer”.

Declaraciones como la anterior asumen que las mujeres somos el género débil y que, para obtener niveles aceptables de equidad, debemos “empoderarnos” al nivel masculino. No podemos tratar de seguir midiendo a hombres y mujeres con la misma vara. Si aceptamos que, por lo general, las mujeres somos emocionalmente más fuertes e intuitivas que el sexo opuesto, podremos re-calibrar nuestra perspectiva y comenzar a apreciar la importancia de nuestro rol a la hora de saber cuánto valemos y cómo pedir lo que nos corresponde.

Como en un dicho budista, echarle la culpa a “otros” es como tomarse uno mismo el veneno y esperar a que los “otros” se envenenen. Por lo mismo, ¿cómo podemos pretender empoderar a generaciones de mujeres por venir si no podemos lidiar con nuestras propias inseguridades?

En conclusión, es fundamental valorar nuestros logros, tan importante como saber reconocer en dónde estamos fallando. ¿Estás ganando lo que mereces?, ¿tienes una idea de lo que vales? Si no lo sabes, ¿dónde recae tu responsabilidad en esta ecuación?

Al final de cuentas, si tú no sabes cuánto vales, ¿por qué habría de saberlo alguien más? Con la certeza de que nos volveremos a encontrar en este espacio, les deseo, queridos lectores y lectoras, un día muy introspectivo.

(*) Olivia Jaras es CEO de Salary Coaching for Women (www.salarycoaching.com) y autora del libro “Know Your Worth, Get Your Worth. Salary Negotiation for Women”, guía de estrategias exitosas y profesionales para saber valorarse y alcanzar las metas en cualquier mesa de negociación.
Etiquetas: , , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.