Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Odebrecht, el “arte” de seguir haciendo negocios -y no leña- con el árbol caído

9 enero, 2018.

Por Armando Paredes

DICEN QUE ALTERMINAR UN AÑO hay que limpiar y zarandear la escoba para barrer cualquier energía negativa que pudiera haber en nuestras casas a fin de comenzar el que le sigue con una especie de sanación o comienzo purificado. Bueno, los chinos tienen la costumbre de limpiar de pies a cabeza sus casas, mientras que los mexicanos “barremos” rápido y con fuerza, así como si quisiéramos espantar cucarachas o sacarlas de una habitación, echando todo por la puerta que apunta hacia la calle (¡pobres de los que vayan pasando por ahí, pues a ellos les lloverá el “confeti maligno”, el polvo de la desgracia y hasta uno que otro trozo de tepalcate navideño!).

Son muy diferentes las formas en que cada país despide el año viejo y recibe al nuevo; en Brasil, por ejemplo, se sabe que el 7 es cabalístico, por lo que cualquier celebración debe realizarse alrededor de este número, como visitar 7 playas y saltar 7 olas para la buena suerte, o tomar y chupar 7 granos de granada, envolviéndolos en papel dorado y llevándolos en la cartera para que nunca falte el dinero.

Odebrecht, el “arte” de seguir haciendo negocios y no leña con el árbol caído

Emilio Alves Odebrecht.

Pero hay brasileños a los que la tradición mexicana les hace mayor sentido, como es el caso de Emilio Alves Odebrecht, quien en el afán de reestructurar su compañía para “limpiar” los escándalos de corrupción en los que esta se ha visto envuelta a nivel internacional, anunció que en abril de 2018 dejará la Presidencia del Consejo de Administración del gigante sudamericano, posición que ostenta desde hace casi 20 años.

Para aumentar la transparencia, y bajo el entendido de que “un buen juez por su casa empieza”, el empresario bahiano de 72 años también aclaró que ningún miembro de su familia podrá sucederlo en el puesto, y es que -desde sus orígenes- la firma ha sido controlada por el tan multicitado apellido.

Después de las investigaciones que se iniciaron unos cuatro años atrás, han estado saliendo “los trapitos al sol” en varios de los 25 países donde la firma tiene presencia, descubriendo las corruptelas del grupo empresarial, así como el contubernio con otras constructoras, entidades paraestatales (como Petrobras en Brasil) y, obviamente, con los gobiernos. Se trata de toda una complicidad que le permitió al emporio de los Odebrecht obtener contratos de manera fraudulenta o inflar a discreción los precios en cada proyecto para repartir las ganancias entre los empresarios y políticos involucrados, sobre todo en por lo menos 12 países latinoamericanos y africanos.

No es necesario hacer una numeralia, una línea de tiempo o un seguimiento cronológico de todo lo que se ha publicado al respecto; lo que importa es reconocer que este escándalo ha tomado evidentes tintes políticos de nivel presidencial, descubriendo campañas financiadas, ventilando desvíos de recursos y abusos de poder, obligando
-incluso- a la rendición de cuentas por parte de los partícipes en cada negociación sospechosa o fraude confirmado.

Para compensar a los gobiernos por estos actos ilícitos, la constructora sudamericana ha estado pagando multas en Suiza, Panamá, República Dominicana, Estados Unidos y Ecuador, y hay casos en los que se está aprovechando la revoltura del río para intentar destituir a algunos mandatarios, como Michel Temer en Brasil, Nicolás Maduro en Venezuela, Pedro Pablo Kuczynski en Perú o al vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, nomás para darles una aprobadita.

Odebrecht, el “arte” de seguir haciendo negocios y no leña con el árbol caído

Emilio Lozoya.

¿Qué dijeron: hablamos de corrupción y México aún no se ha mencionado? Pues este escándalo terminó por ventanear al tocayo del mandamás de Odebrecht, Emilio Lozoya, quien -se dice- recibió durante su gestión al frente de Pemex (2012-2016) al menos diez millones de dólares en sobornos para favorecer a la empresa brasileña en licitaciones de obras públicas, aparte de que ha sido acusado por manejar dinero para, en su papel de Coordinador Internacional, apoyar la campaña de Enrique Peña Nieto, ni más ni menos.

Mientras todo este asunto se investiga (como se debe) y se resuelve (como debería), ya sabemos de qué lado masca la iguana en nuestro país, y para calmar las aguas o distraer al enemigo la Secretaría de la Función Pública (SFP) deshabilitó a la constructora, la que en un periodo de cuatro años no podrá realizar contratos con organismos gubernamentales ni con empresas productivas del Estado o con sus subsidiarias.

Esta resolución podría ser justa o no según el cristal con que se mire, pero con “castigos” como ese no habrá a quien le tiemblen las piernas cuando se hable de justicia. Más irrisorio resulta aún el habernos enterado de que, conforme a lo publicado por la SFP en el Diario Oficial, los contratos adjudicados y los que actualmente se tengan formalizados con Odebrecht no están comprendidos en dicha medida… Ora sí que nos aplicaron la de “Uno como sea, pero ¿y las criaturas?”.

Odebrecht, el “arte” de seguir haciendo negocios y no leña con el árbol caído

Alicia Bandala.

EN OTRO FRENTE, Alicia Bandala, la guapa Directora General de Kone México y una de las 100 mujeres más poderosas del país, cerró el 2017 convencida de que la tendencia macro de los edificios en las grandes ciudades es contar con sistemas de transporte vertical interno que permitan una agilidad segura dentro de los mismos.

La vasta experiencia de esta empresaria en materia de seguridad y transporte vertical se remonta a su paso por el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE), fungiendo durante seis años (1990 a 1996) como Coordinadora de Programas de Ahorro en Comercios y Servicios.

No cabe duda que Bandala tiene “una bolita que le sube y le baja”, pues su gran desafío es posicionar a Kone no solo como una de las más importantes productoras de elevadores y escaleras eléctricas, sino involucrarla en el atractivo negocio del desarrollo inmobiliario, más ahora que la tendencia contempla la construcción de edificios mixtos que incluyen hoteles, oficinas, condominios y centros comerciales de alto nivel, justo donde el tema de la seguridad tiene una gran relevancia hoy en día.

Pero no se trata de convertirse en un jugador más, sino de enriquecer la propuesta de seguridad de Kone mediante la integración de sistemas de inteligencia artificial, así como al promover el uso de los datos y de tecnologías que mejoren los procesos constructivos, por ejemplo, ayudando a disminuir los tiempos de construcción y minimizando el costo de la fuerza de trabajo al instalar elevadores de carga dentro de los edificios en obra… ¡que así sea!  

LA UNESCO y la Unión Internacional de Arquitectos entregan, desde hace tres años, el llamado “Prix Versailles” para reconocer las obras de arquitectura e interiorismo de tiendas, hoteles y restaurantes en los que se promueva la interacción entre la economía y la cultura.

Jorge Borja.

En su edición 2017, el premio le fue otorgado a los diseñadores mexicanos Jorge Borja y Paulina Morán, cuya propuesta de arquitectura e interiorismo en el hotel Chablé, ubicado en Chocholá, Yucatán, logró la mejor integración exterior-interior a nivel global, destacando de entre más de 70 proyectos finalistas.

Este reconocimiento no es poca cosa, pues para que la obra haya sido considerada como “el mejor hotel del mundo” hubo que someterse al juicio y ojo inquisidor de personalidades de la talla del filósofo Gilles Lipovestky, así como de Wang Shu y Toyo Ito, los premios Pritzker 2012 y 2013 respectivamente, quienes -en conjunto con varios críticos internacionales- entregaron un total de 12 premios divididos en las categorías de Hotel, Restaurante, Tienda y Centro comercial.

Odebrecht, el “arte” de seguir haciendo negocios y no leña con el árbol caído

Jorge Borja.

Dentro de su formación, Paulina Morán tuvo como gurú inspiracional a Sergio Bougeat, el mismo mentor de Giorgio Armani, y dicen que ella tiene la particular cualidad de “ver con su tacto y tocar con su vista” para crear proyectos couture que integran lo original con lo cotidiano.

¿QUIÉN NO CONOCE o ha admirado el “paraguas” del patio central del Museo Nacional de Antropología, el Auditorio Nacional, el Palacio de los Deportes, el edificio de la Lotería Nacional, la famosa Torre de Pemex, el Museo Soumaya, la nueva Basílica de Guadalupe, la Torre BBVA Bancomer, la siderúrgica Lázaro Cárdenas, la cúpula geodésica del balneario de Oaxtepec, el edificio de la Secretaría de Relaciones Exteriores, la imponente planta de Volkswagen en Puebla o el moderno estadio de futbol Cuauhtémoc?

Odebrecht, el “arte” de seguir haciendo negocios y no leña con el árbol caído

Óscar de Buen.

Todas estas son obras representativas del madrileño Óscar de Buen López Heredia, quien adoptó a México como su segunda patria y pudo concluir sus estudios de Ingeniería Civil en 1954 en la Universidad Nacional Autónoma de México, además de haber concluido los posgrados de Estructuras de acero y Computación en las universidades de Lehigh y Stanford, Estados Unidos.

Óscar de Buen, quien igualmente cuenta con un currículo docente de más de 65 años en la UNAM, fue reconocido el pasado 18 de diciembre con la Medalla Bellas Artes de Arquitectura a razón de una productiva trayectoria de más de 60 años en el campo de la ingeniería estructural; de hecho, es autor de prácticamente todos los reglamentos de construcción que existen en el país.

Al momento de recibir el reconocimiento, el socio y creador del despacho Colinas de Buen S.A., declaró que “los arquitectos, o al menos un buen número de ellos, están aceptando que, para llevar a cabo una obra arquitectónica de cierto nivel, se necesita forzosamente de la colaboración de un ingeniero”, declaración que de alguna manera minimiza el añejo “distanciamiento estudiantil” entre dos profesiones y que, en la práctica, trabajan -o deberían trabajar- como una sola entidad desde que empieza el proyecto estructural y no al final… ¿Oséase que lo de la gallina y el huevo está por resolverse?, ¿o usted qué opina?

armando.paredes@digitalbricks.com.mx

Etiquetas: , , , , , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.

* Recuerda revisar tu bandeja de spam.