Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Entre premios, violetas, desconfianza y chelas presidenciales

13 diciembre, 2017.

El basquetbolero Mancera.

MUY “ACTIVO” se le vio estas dos últimas semanas al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, a quien le tocó encabezar algunas de las acciones protocolarias con motivo de la presencia y participación de la National Basquetball Association (NBA) en la Capital de nuestro país. De entrada, Miguel Ángel Mancera se tomó sus respectivas “fotos pa’l feis” con algunos de los jugadores que participaron en los duelos entre los Nets de Brooklyn y el Thunder de Oklahoma, así como de los Nets y el Miami Heat, ambos encuentros realizados en la Arena Ciudad de México los días 7 y 9 de diciembre, respectivamente.

En una especie de despedida por todos los eventos deportivos de carácter internacional que se lograron durante la administración de Mancera, no podía faltar “el recuento de los beneficios”, y es que desde que la NBA comenzó a promover partidos de temporada regular en tierra azteca, la derrama económica para la CDMX se calculó en casi 77 millones de dólares, según datos de una consultora británica que proyectó la cantidad hacia el 2018.

Presumiendo el premio.

Una semana antes del barullo basquetbolero, el timonel capitalino visitó la ciudad de Chicago para recibir un premio internacional gracias a la puesta en marcha de su Programa de Acción Climática de la CDMX (PACCM) 2014-2020, cuyos propósitos principales incluyen el incremento de la calidad de vida, el desarrollo sustentable, la construcción de resiliencia y la reducción de emisiones de carbono y de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

Aunque el mandatario prefirió twittear la foto en compañía de sus nuevos cuates, se sabe que el coordinador general de Gabinete de la CDMX, Julio César Serna Chávez, así como la mandamás capitalina de la Secretaría del Medio Ambiente, Tanya Müller García, y el secretario de Desarrollo Económico, Salomón Chertorivski Woldenberg, también estuvieron presentes en el North American Climate Summit, evento en el que se entregaron los llamados “C40 Cities Bloomberg Philanthropies Awards”.

La eco-golfista Tanya Müller (SMA).

Por cierto, dicen que Tanya Müller es una amante del campo, pero no necesariamente de ese que usted está pensando, amigo lector, sino del campo de golf; de hecho, se presume que es “un hacha” en eso de pegarle a la pelotita cacariza y además es miembro fundador de WGIN Green, una organización internacional de tecnología de construcción ecológica que oficialmente vio la luz en la ciudad de Boston allá por el 2006.

Regresando a lo del premio, fueron 174 los proyectos de 92 ciudades los que compitieron en diferentes categorías (Energía limpia y eficiente, Transporte sostenible, Reducción de desperdicios, Planes y programas de adaptación, así como Lucha contra el cambio climático o “Cities4Action”), siendo esta última en la que la Ciudad de México resultó ganadora, junto con la estadunidense Fort Collins, perteneciente al estado de Colorado.

Pero lo que más debemos destacar es que, según las cuentas de los jueces calificadores, el PACCM 2014-2020 ha logrado concretar el 65% de las metas establecidas para el 2018, y que ya comenzó a trabajarse en el 95% de las acciones contempladas hacia el 2020. Llama también la atención el hecho de que, más allá de lo publicado en los medios, a nuestro flamante gobernador le gusta hacer bastante ruido en las redes sociales, ahí donde se lleva “de a cuartos” con el pueblo, y cuando el río suena es porque agua quiere… ¿o no va así el refrán?

Julio Alfonso Santaella Castell (INEGI).

TOMANDO EN CUENTA las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística, comandado por Julio Alfonso Santaella Castell, en el mes de noviembre se registró un fuerte desplome en el ánimo de los empresarios de la construcción mexicana acerca de la futura economía nacional y la situación actual de sus compañías. Estamos hablando de la peor caída del Indicador de Confianza Empresarial (ICE) de este sector en lo que va del año (1.8 unidades en comparación con octubre).

Otro de los cinco componentes del Índice, que se refiere al “Momento adecuado para invertir”, también cayó 1.7 puntos en noviembre, acumulando 34 meses por debajo del umbral. Lo bueno de todo esto es que casi nadie confía en el Índice de Confianza Empresarial, ¿o sí?

Leatrice Eiseman (Pantone).

EN OTRO ASUNTO MENOS descolorido, el pasado jueves 7 de diciembre Leatrice Eiseman, directora ejecutiva del Instituto del Color Pantone, anunció la tonalidad que reinará durante el 2018; se trata de un púrpura “dramático y provocativo que cubre con una sombra de reflexión” para transmitir originalidad, ingenio y pensamiento futurista.

Catalogado por la empresa como Ultra Violet 18-3838, este color tiene una base azul que “ilumina el camino y sugiere los misterios del cosmos, la reflexión espiritual, la intriga de lo que se avecina y los descubrimientos más allá de donde estamos ahora”.

Pues dirán misa, pero eso de justificar las tendencias en el uso de los colores recurriendo a una especie de verborrea poética sí que suena exagerado y a la vez divertido. Igual y nadie entendemos los argumentos o las razones detrás de toda esta estrategia, pero no cabe duda que muchos arquitectos e interioristas se sentirán “in-fashion” al sugerir en sus proyectos la tonalidad que cada año promueve Pantone. Para mí que los gurús del prestigiado Instituto, antes de lanzar a su nuevo gallo, se auto-prescriben una buena dosis de “color verde”…

Según explica la empresa en un documento, los matices púrpuras han sido históricamente un símbolo de contracultura, inconformidad y brillantez artística; incluso, fueron aprovechados por algunos iconos musicales de la talla de David Bowie y Jimy Hendrix, y ni qué decir del rockero Prince, quien debutó en el cine protagonizando la película autobiográfica titulada justamente “Lluvia púrpura”.

También se dice que el ultravioleta tiene cualidades místicas o espirituales, por lo que se utiliza en espacios de meditación y en lugares donde la gente se reúne para recibir energía o “lograr la conexión”… ¿Pues no que estábamos chupando tranquilos y parejo?

Jaime Andreu Galván (Primus).

“TRES SE PERFILAN, pero será el pueblo el que elija”, así reza la campaña con la que las micro cervecerías mexicanas Primus y Minerva presentaron la séptima generación de su cerveza artesanal “Lupe Reyes”, no solo para aprovechar esta temporada de festejos sino para meterle un poco de sátira y buen humor a las próximas elecciones presidenciales.

Se trata de una edición limitada en la que aparecen -caricaturizados como los Reyes Magos- ni más ni menos que “los gallos” de Morena, el PRI y el PAN que se perfilan para competir por la Presidencia de México, o al menos así piensa Jaime Andreu Galván, uno de los genios creativos detrás de tan singular bebida conmemorativa.

Y Mientras López Obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya le piden a la Virgen el milagro de ganar las elecciones, nosotros nos estamos apurando para adquirir nuestra botella, pues se sabe que solo se produjeron 20 mil litros… ¿Qué les parecería cerrar el año con una chela que huele a pinos?

armando.paredes@digitalbricks.com.mx

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.