Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

El básico empresarial para invertir en un ERP

13 diciembre, 2017.

Existe un sinfín de softwares con diversos precios, pero el detalle de los más económicos es que no proveen de seguridad y garantías en el resguardo de la información, por lo que valdría la pena hacer un verdadero análisis a la hora de elegir el ERP adecuado a fin de cubrir los requerimientos necesarios.

El básico empresarial para invertir en un ERP

Staff Digital Bricks

Aparte de ser integrales y adaptables, ¿sabes qué otras características toman en cuenta las organizaciones para adquirir un software de gestión empresarial o cuáles son los parámetros para evaluar este tipo de soluciones tecnológicas?

Los Enterprise Resource Planning (ERP por sus siglas en inglés) tienen una serie de componentes básicos que los convierten en un complemento esencial para mejorar los resultados en una organización y, por ende, reforzar la decisión de invertir en ellos.

“La tecnología ERP ha evolucionado en función de las necesidades de cada empresa, siendo estas cada vez más robustas al sumar otro tipo de plataformas a sus operaciones; sin embargo, los elementos básicos para su evaluación continúan siendo el núcleo de dichos procedimientos y, por lo mismo, cualquier organización o sector deben considerarlos para realizar una inversión de calidad”, indica Julio Olmos, director de Desarrollo de Producto en Intelisis, una empresa de Grupo Carso.

Oportuno es mencionar que Intelisis es una compañía mexicana que ha logrado posicionarse en el mercado nacional y regional como uno de los más destacados desarrolladores de soluciones de software para distintos sectores, incluyendo el de las inmobiliarias y de la construcción.

El directivo enumeró los componentes necesarios al momento de evaluar un ERP; se trata de puntos que empresarios y emprendedores deben tomar en cuenta al invertir y que hacen de este instrumento tecnológico el propulsor del negocio y un básico empresarial.

El básico empresarial para invertir en un ERP1) Componentes clave. Divididos en dos primordiales:

* Back office: Todo aquello que administra el expediente interno de una empresa (recursos financieros, materiales y humanos), y aunque no es la parte más emocionante para un ERP, es de suma importancia que las operaciones de la oficina interna se realicen sin contratiempos.

* Front office: Componentes auxiliares en la gestión y relación de recursos externos a la empresa. En él se incluyen, por ejemplo, un CRM que gestiona toda la información de contacto con los clientes; el e-commerce para la venta en línea, o portales tipo intranet y extranet.

2) Tipo de implementación. Existen varios sistemas que operan diferentes segmentos del negocio que deben estar integrados para que el ERP cumpla su función. El punto es aprender a cotejar si ese servicio de implementación cobra su mantenimiento, el costo operativo y administrativo, pues existen paquetes de ERP que no lo especifican y, en ocasiones, ni siquiera cumplen con el perfil de las necesidades de la empresa.

3) Comunicación en el organigrama. El ERP debe estar a cargo de la jerarquía organizacional, así como de los nuevos procesos y políticas que se generen con el paso del tiempo, porque la buena comunicación genera certidumbre desde los empleados hasta los directivos, haciendo más rápido y sin malos entendidos el desglose de las operaciones.

4) Capacitación. Este tema es de suma importancia al momento de pensar en un ERP, ya que -sin importar el tamaño o el giro del negocio- el buen uso de la herramienta en todos sus niveles garantiza mejores resultados. A mayor número de empleados, mayor es la complejidad para alinear a todos en la misma estrategia, por lo que siempre debe pensarse en este detalle o analizar si el proveedor de software también brinda un servicio de consultoría en el que sea más fácil su manejo.

5) Revisión de costos. Existe un sinfín de softwares con diversos precios, pero el detalle de los más económicos es que no proveen de seguridad y garantías en el resguardo de la información, por lo que valdría la pena hacer un verdadero análisis a la hora de elegir el ERP adecuado a fin de cubrir los requerimientos necesarios.

A decir de Julio Olmos, los propósitos fundamentales de un ERP son: ayudar a la toma de decisiones, la eficiencia en el manejo de la información y la seguridad para controlarla, y todos ellos no deben perderse de vista al momento de adquirirlo, sin olvidar que en este mundo digital el reto de las empresas que ofrecen ERP es subir a estas en un plano de competitividad y que coadyuven, a su vez, al crecimiento de la economía nacional.

>>intelisis.com

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.