Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Entre viejos conocidos, visitantes de lujo y políticos titubeantes

14 noviembre, 2017.

Por Armando Paredes

Mario Schjetnan.

COMO TODOS SABEN, Cemex entregó del 2001 al 2013 el “Premio Vida y Obra” para reconocer las mejores obras y honrar la trayectoria de arquitectos o ingenieros cuyas aportaciones al mundo de la construcción hayan sido valiosas y dejado un aprendizaje a la sociedad.

Este reconocimiento cambió de nombre al de “Premio a la Vida y Obra Lorenzo H. Zambrano” en honor a un visionario que durante décadas fuera también el mandamás de la compañía cementera, galardón que en este 2017 fue otorgado al arquitecto y urbanista mexicano Mario Schjetnan Garduño, especialista en el diseño de espacios públicos con propósito social, sustentables y ambientales, quien además ha promovido y apoyado a la llamada “arquitectura de paisaje” a nivel internacional.

Schjetnan ha transformado más de mil hectáreas de espacios públicos, universidades, campus corporativos y desarrollos urbanos en México y en el mundo, aunque últimamente ha brillado gracias a su intervención en proyectos transformativos y regenerativos como el del Parque de Chapultepec, un trabajo al que le ha dedicado poco más de 14 años.

David Serur Edid.

Desde que el reconocimiento cambió de nomenclatura, tres han sido los mexicanos que lo han recibido hasta la fecha; entre ellos, el ingeniero civil David Serur Edid, nada más y nada menos que el introductor del concepto de los segundos pisos en nuestro país y quien, desde el 2002, decidió trabajar “de a grapa” en este tipo de proyectos para el Gobierno de la Ciudad de México.

Alberto Campo Baeza.

EN EL MISMO TENOR, el miércoles 27 de octubre el arquitecto español Alberto Campo Baeza recibió la Medalla Attolini 2017 por parte de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Anáhuac de México.

Aparte de ser su carácter internacional, el verdadero valor de este reconocimiento, el cual se ha entregado de manera ininterrumpida desde 2006, radica en el hecho de que solo lo reciben quienes no han estado forzosamente “bajo los reflectores” y cuyo trabajo inspira a los jóvenes arquitectos a seguir un ideal en su vida académica y laboral.

Y YA QUE HABLAMOS de la “Ciudad de los Palacios”, no fue sorpresiva la declaración que el 2 de noviembre emitió Miguel Ángel Mancera durante el programa radiofónico del periodista Ciro Gómez Leyva. El Jefe de Gobierno de la Ciudad “pidió su calaverita” y aclaró que no pretende dejar la administración capitalina en tanto que en el Frente Ciudadano por México no existan las condiciones para elegir a su candidato a la Presidencia de la República.

Miguel Ángel Mancera.

En pocas palabras, dice que no dejará “el hueso” por muy apetitoso que sea “el filete”, así que prefiere -según ha trascendido en algunos medios- ilusionarse con ser el titular de la Fiscalía General Anticorrupción… oséase que más vale pájaro en mano que dulce o truco.

INVITADO POR EL TEC de Monterrey, el arquitecto Shigeru Ban visitó recientemente los estados de Morelos, Querétaro y Oaxaca, además de la Ciudad de México, para compartir sus conocimientos sobre edificaciones en zonas de desastre y generar proyectos estudiantiles y/o comunitarios en apoyo a los afectados por los sismos de septiembre.

Shigeru Ban.

Este Premio Pritzker de Arquitectura 2014 ha sido reconocido por utilizar en sus obras materiales como el papel, el cartón, el bambú o el plástico, pero indudablemente su labor será recordada aún más debido al compromiso con las personas y los países que han sufrido algún tipo de tragedia natural, como India, Ruanda o Turquía, Ecuador, Haití, México y, por supuesto, su natal Japón.

El sistema que este arquitecto propuso implementar para la edificación de obras en nuestro país es el de tubos de cartón, una técnica desarrollada por él mismo en 1986 para construir, por ejemplo, icónicas obras como La casa de papel y La iglesia de papel. Los tubos de cartón, similares a los moldes para colar concreto, son ensamblados por piezas de acero y aislados por medio de una cubierta de poliuretano (resina sintética) a fin de lograr la resistencia ante el fuego y el agua.

Al ser un consagrado promotor de la llamada “arquitectura humanitaria”, Shigeru Ban considera que el poder y el dinero no deben ser las principales motivaciones de un arquitecto… bueno sí, pero “nomás tantito” y solo hasta que el negocio agarra consistencia, aunque después de ello hay que echarle una manita a los más necesitados. ¿Qué tal?

Y NO HUBIERA ESTADO de más que, ya encarrerados, el experto japonés emitiera su juicio sobre los dictámenes estructurales que realizaron tanto el responsable de obra, Alejandro Diego González del Pliego, como la empresa García Jarque Ingenieros en cuanto a la seguridad de los inmuebles del Tec Ciudad de México.

Rashid Abella.

Los familiares de los cinco estudiantes que murieron por el colapso de los puentes que conectaban dos edificios de la institución están exigiendo justicia y denunciando una presunta negligencia por parte de los encargados del reporte desde que se registró el sismo del 7 de septiembre, quienes aseguraron que no habían identificado daño alguno en dichas estructuras.

Por su parte, Rashid Abella, vicepresidente Región Ciudad de México en el Tecnológico de Monterrey, declaró que ya están horneándose las nuevas instalaciones (una construcción parcial, pero eso sí, propia “del siglo XXI”), mientras que del otro lado de la moneda la SEP está exigiendo la reconstrucción de al menos la mitad del campus.

armando.paredes@digitalbricks.com.mx

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.

* Recuerda revisar tu bandeja de spam.