Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Superadobe, el gran legado de Nader Khalili

16 octubre, 2017.

Rumi, el poeta místico persa, fue la inspiración detrás del trabajo este emblemático arquitecto iraní, conocido particularmente por su sabiduría sobre la humanidad y los elementos de la tierra, el agua, el aire y el fuego.

Nader KhaliliStaff Digital Bricks

Ahora que los desastres naturales en el mundo parecen cosa de todos los días, con la consabida pérdida de vidas humanas y de bienes, es necesario urgir a todos los países y gobiernos, incluyendo a las Naciones Unidas y a otros organismos nominalmente humanistas, para que presten un mayor interés en las formas alternativas de construcción, como la que en su momento propuso Nader Khalili, quien el pasado 5 de marzo fue recordado a nivel mundial con motivo de su noveno aniversario luctuoso.

Interesante aportación encontramos en revista Despierta referente a las casas ideadas por este arquitecto de origen iraní y afincado en California, quien planteó construir bajo una técnica a la que él mismo llamó “superadobe”, para la cual no se requiere más que sacos de arena, tierra excavada del sitio de construcción y alambre de púas.

En esencia, la tierra se mezcla con una pequeña cantidad de cemento y agua y se vierte en bolsas tubulares que se colocan una encima de otra a fin de formar paredes, en tanto que el alambre de púas es colocado entre las capas para mantener juntas las bolsas y reforzar la estructura. En la forma más simple de superadobe, las bolsas son colocadas a lo largo de un círculo que mide cerca de cuatro metros y cuyas hileras disminuyen gradualmente de diámetro hacia el techo; el resultado es una cúpula que se sostiene por sí misma (una forma tradicional de construcción usada en gran parte del Oriente Medio y el Mediterráneo).

El perfil de un super-visionario

Nader KhaliliNader Khalili (1936-2008) fue autor, profesor humanitario y creador del sistema Geltaftan Tierra y Fuego (conocido como “Casas de Cerámica”), así como del sistema de construcción llamado superadobe; nació y vivió en Irán hasta después de la revolución contra el Sha en 1979; desarrolló el superadobe en su instituto Cal-Earth, ubicado en Hesperia en el desierto Mojave, a unos 80 kilómetros al este de Los Ángeles, California.

El superadobe puede ser usado para edificar estructuras de una habitación o -mediante la combinación de estas- casas de varias habitaciones, y es una técnica considerada como antisísmica, la que incluso despertó el interés de la NASA para construir en la Luna.

El propósito básico de esta propuesta fue humanitario, pues Khalili pretendía ofrecer un techo a miles de personas que vivían en campos de refugiados, aparte de construir una vivienda rápida, fácil y muy barata para gente necesitada o para quienes han vivido cataclismos naturales y se han quedado sin hogar.

Desde la perspectiva de este arquitecto, con base en materiales timeless (tierra, agua, aire y fuego) y los principios eternos (bóvedas de arcos y cúpulas), cada hombre y cada mujer deben ser capaces de construir un refugio para sus familias casi en cualquier lugar de la Tierra y otros planetas. Estos principios, interpretados en la forma más simple de la tecnología de la construcción, han permitido crear refugios de emergencia que pueden convertirse en viviendas permanentes al haber pasado pruebas estrictas y códigos de construcción.

Aunque el superadobe es simple, seguro y barato, Khalili tuvo que luchar durante más de una década para difundir su técnica, a la cual no se le dio la importancia que hoy en día tiene, pues ha sido fuente de inspiración para el surgimiento de otras nuevas propuestas en diferentes partes del mundo.

Etiquetas: , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *