Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

No es lo mismo ‘oportuno’ que ‘oportunista’

16 octubre, 2017.

Por Armando Paredes
armando.paredes@digitalbricks.com.mx

Anousheh Ansari (Prodea Systems).

A finales de septiembre se llevó a cabo el congreso Smart City Expo Buenos Aires, la más importante exposición de ciudades de futuro, y no hubo mejor manera de comenzar la agenda que con una charla inspiracional titulada “The Future is what you imagine it to be”, a cargo nada más ni nada menos que de Anousheh Ansari, CEO de Prodea Systems y la primera mujer en realizar un viaje privado al espacio.

Realidad aumentada, robótica, nanotecnología y la idea de un futuro más personalizado a través de la fabricación 3D fueron algunos de los temas que abordó la famosa astronauta norteamericana, pero seguramente a más de uno les brillaron los ojos cuando habló de innovaciones de avanzada.

No es especial sino “espacial” el particular punto de vista de esta empresaria, quien tiene la idea de que para mejorar nuestro mundo hay que mirar más allá de las estrellas y buscar, por ejemplo, la posibilidad de instalar en Marte paneles solares para crear energía renovable. ¡Ahí pobremente!

Regresando al planeta Tierra, era de esperarse una oleada de declaraciones de políticos (algunas oportunas y otras oportunistas) con respecto a los recientes sismos en México. No faltó el funcionario que se la pasó “haciendo caravana con sombrero ajeno”, mientras que otros, muy al Poncio Pilato style, se lavaron las manos o solo demostraron su obscura voluntad de sacrificar a quien se deje en aras de la estabilidad o en el afán de dar respuestas a los medios y a la ciudadanía.

Claudia Sheinbaum (Delegación Tlalpan).

Por lo pronto, las promesas de investigación y castigo son el común denominador. El pasado 28 de septiembre, la delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, interpuso una denuncia penal en contra de todo aquel funcionario implicado en el proceso de construcción y/o aprobación a la estructura del colegio Enrique Rébsamen, ahí donde murieron 19 niños y nueve adultos a causa del sismo del día 19.

Se sabe que la dueña del inmueble, Mónica García Villegas, tuvo que aguantar un año teniendo la construcción en standby “por cuestiones de papeleo” y hasta por denuncias vecinales en cuanto al uso de suelo. Pero dicen que lo que mal empieza mal acaba, y entre que se procede con toda la aventura legaloide, al menos ya se tiene un primer señalamiento directo de parte de Sheinbaum: “Al momento del análisis técnico, la Dirección General de Obras y Servicios Urbanos observó que se estaba haciendo trabajos de demolición de estructuras de concreto armado del tercero y cuarto pisos, dañando elementos estructurales que afectarían la estabilidad de la construcción, pero el expediente jurídico se cerró con 21 mil pesos de multa y el 12 de diciembre de 2014 se levantaron los sellos de clausura”. ¿Así cómo, pues?

Fernando Gutiérrez Ochoa (CICM).

Sin duda, retadora es la tarea que tiene el Colegio de Ingenieros Civiles de México (CICM) que, bajo la batuta de su presidente, Fernando Gutiérrez Ochoa, se encargará de realizar el análisis de las estructuras del edificio, del concreto y de los planos, así como de emitir el dictamen final, lo cual podría tardar varias semanas.

El del Colegio Rébsamen es tal vez uno de los casos más sonados y desoladores, pero qué decir de los condominios caídos en las colonias Portales, Narvarte, Roma y Cuauhtémoc; se trata de edificios con menos de diez años de antigüedad y que hoy están colapsados o desalojados por evidentes fallas estructurales a causa del sismo S19.

Las autoridades de la Delegación Benito Juárez prometieron sancionar a la empresa Canada Building Systems México, constructora de dos nuevos edificios (Zapata 56 y Bretaña 90), y la misma suerte correrá la compañía Vertical Homes constructora del condominio Icon Eje Central, en la colonia Narvarte. Estamos hablando de empresas que presumen contar con la mejor tecnología para el desarrollo de edificios inteligentes y sustentables, que alardean por utilizar sistemas anti-termitas, resistentes al fuego y hasta antisísmicos, y que se presentan como ganadoras de premios de arquitectura y construcción… ¿Será?

Felipe Gutiérrez (Seduvi).

Es obvio que, a pesar de las conclusiones preliminares de Protección Civil y del peritaje experto de los arquitectos de la UNAM, las constructoras implicadas en los casos mencionados se han deslindado de cualquier responsabilidad, lo cual es reprobable, como reprobable es el hecho de que al director de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), Felipe Gutiérrez, “se le cayera el sistema” tras el sismo del 19 de septiembre, imposibilitando la consulta del listado de directores responsables de obra en la Ciudad de México, justo quienes se encargan de verificar que las construcciones se realcen con apego a la ley.

Después de negar que nunca hubo intención alguna de ocultar datos, el funcionario aseguró que el directorio fue habilitado lo más rápido que se pudo. Según un comunicado emitido por la propia Seduvi el 27 de septiembre, el edificio que alberga a la dependencia sufrió afectaciones y problemas relacionados con la falta de electricidad, ruptura de fibra óptica y falla en los servidores que resguardan los servicios y programas ofrecidos por dicha Secretaría. Bien dicen que “en casa de herrero…”.

Pero no todo es hacer ruido con sonaja ajena ni hablar de cosas malas; hay que sumarnos al grito de ¡Fuerza México! y ver el lado positivo de la situación. Dentro de todo este embrollo, hay nuevas ventanas que están por abrirse, y es que los sismos de 8.2 y de 7.1 grados que afectaron sobre todo al sur y al centro del país, casi por reflejo comenzaron a impulsar el desarrollo de las ventas minoristas, así como de algunas industrias, como la de alimentos y bebidas, construcción, acero y vidrio, automotriz, químico-farmacéutica, la textil e incluso la turística.

Solo se necesita algo de sentido común para proyectar una aceleración a corto plazo de la presumiblemente estancada industria constructora, sobre todo cuando comiencen los esfuerzos de reedificación y se incentive la demanda de cemento, acero y vidrio para edificios y viviendas, sin olvidar lo que corresponde a carreteras y puentes.

Manuel Herrera Vega (Concamin).

Así pues, a nuestra industria le tocó bailar con la más fea, pero tiene ante sí la posibilidad de quedarse con la princesa del cuento. Solo les pido un favor personal, amigos lectores: no confundan los términos “oportuno” con “oportunista”, pues una mayor demanda de insumos para resucitar al país podría dar lugar a abusos, por lo que el presidente de la Concamin, Manuel Herrera Vega, conminó a sus agremiados proveedores de la construcción a no subir los precios de sus productos y servicios, lo cual es una medida más que certera para empezar las acciones de la recién creada Mesa de Coordinación Sectorial que contribuirá a la reconstrucción de las zonas afectadas por los sismos.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.