Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Importancia de la red en los edificios inteligentes

5 septiembre, 2017.

Los edificios inteligentes tendrán un impacto mínimo en los presupuestos de TI, porque aprovechan la red existente

Aunque la definición precisa puede variar, los atributos básicos para edificios inteligentes de cualquier forma son los siguientes:

Carlos Cisneros,
Gerente de Canales en Extreme Networks para Latinoamérica.

Energía y medio ambiente. En primer lugar, un edificio inteligente optimiza el uso de energía. Mientras que casi todas las nuevas construcciones están diseñadas alrededor del concepto de un edificio “verde”, minimizando el consumo de energía y optimizando la eficiencia energética a través del diseño arquitectónico inherente, materiales de construcción, diseño y operación, agregar inteligencia puede tener un impacto dramático en el uso de energía. Las personas se mueven por toda la instalación y cuando las demandas localizadas de uso de energía cambian instantáneamente, la iluminación y muchos más elementos de administración de instalaciones son susceptibles a las técnicas de automatización y optimización integrales a edificios inteligentes.

Integridad y seguridad. Los edificios inteligentes pueden aprovechar los avanzados mecanismos de seguridad, desde el control de acceso físico hasta la video vigilancia, la alarma contra incendios, la extinción de incendios y otras situaciones de emergencia, salud y seguridad, entre otros. Dado que los requisitos de seguridad varían según la naturaleza específica de las operaciones de una organización y los detalles de una política de seguridad organizativa, la flexibilidad en las técnicas y el grado de automatización aplicados aquí son esenciales. Y, como este elemento no puede tolerar los fracasos, la integridad también es esencial en este aspecto de cualquier edificio inteligente.

Productividad y responsabilidad social. Finalmente, los edificios inteligentes deben optimizar la productividad del personal que los ocupa. Proporcionar la comodidad del trabajador, minimizar el movimiento innecesario y asegurar un entorno productivo, son objetivos esenciales. Además, se tiene la ventaja adicional de que la construcción pueda ser presentada como edificio con un alto grado de responsabilidad social, junto con todas esas ganancias de productividad.

Tal vez lo más interesante de todo es que el edificio inteligente aprovecha la misma red exacta que ya está trabajando y optimizando la productividad, soportando todas las aplicaciones requeridas, manteniendo la información, seguridad y minimización de costos.

Piense en el edificio inteligente como otra aplicación en la red, permitiendo y optimizando el flujo de un nuevo tipo de tráfico. Al hacerlo, sin embargo, es justo preguntar qué nuevos requisitos se pondrán en la red. Mientras que muchos piensan que las operaciones del edificio inteligente presentan solo un mínimo de tráfico y demandas de ciclo de servicio, lo contrario puede ser el caso de la vigilancia por video, por supuesto, pero se deberían checar los sensores junto con nuevas aplicaciones y sus servidores.

Los edificios inteligentes que funcionan correctamente no son un “clavado”. Las redes de construcción inteligente gestionan y optimizan el flujo no sólo de información, sino también de personas y, si es necesario, de material. Y las implementaciones de edificios inteligentes deben, por supuesto, ser tan rentables, y sincronizadas con estrategias y objetivos generales, como ocurre con cualquier otra iniciativa organizativa importante. Echemos un vistazo a los requisitos involucrados aquí y ver cómo estos objetivos se pueden lograr.

Oportunidades, demandas y requisitos. Dado que los edificios inteligentes se están convirtiendo en otra aplicación en la red y dado que las redes actuales están evolucionando hacia una capacidad suficiente para manejar flujos de tráfico aún muy pesados y priorizados, uno podría estar tentado a pensar que el tradicional sobre aprovisionamiento de recursos de red sería todo lo que se requiere para implementar y optimizar un edificio inteligente. Tentador como podría ser ese pensamiento, sin embargo, tal sencillez puede presentar un desafío.

Aunque los edificios inteligentes pueden de hecho ser vistos como otra aplicación en la red, es probable que presenten una serie de requisitos muy exigentes, dependiendo del lugar y funciones específicas. Estas demandas pueden incluir:

  1. Cobertura: puede significar tener un puerto Ethernet al alcance, pero a menudo se refiere al alcance de la red Wi-Fi de una organización. Más específicamente, la métrica clave aquí es cuánto desempeño se realiza a una distancia dada entre los extremos de cualquier conexión inalámbrica. Los edificios inteligentes suelen exigir un servicio adecuado hasta las paredes exteriores de la estructura, y a menudo con una cobertura universal entre esas paredes y, a veces, más allá, como en el caso de despliegues en el área del campus donde se requiere a menudo servicio al aire libre. 
  1. Capacidad: como los requisitos de rendimiento varían con la aplicación, aún más importante es la capacidad global de la solución: la capacidad de manejar todo el tráfico requerido con el rendimiento por cada aplicación y con una mínima latencia de conexión. Los productos basados en “Wave 2 of the IEEE 802.11ac”, tienen el rendimiento necesario con soporte a antiguas tecnologías, y con características de precio / rendimiento que hacen que cualquier actualización y sustitución, o la evolución de la infraestructura simple en el tiempo, sea fácil de justificar y muy rentable. Con la instalación de la tecnología Wi-Fi contemporánea, la capacidad es, por lo tanto, una preocupación relativamente menor en la mayoría de los proyectos de construcción inteligente.
  1. Control de costos: una ventaja real para la estrategia de edificio inteligente es el aprovechamiento de la infraestructura de red existente, para cumplir con los objetivos deseados. Como hemos señalado anteriormente, algunas mejoras de red se esperan como una cuestión de curso, beneficiando todas las aplicaciones más allá de las funciones del edificio inteligente por sí solo. Pero cualquier adición incide en las operaciones, pero es probable que sean pocas en número, lo que permite el costo de las operaciones del edificio inteligente para ser amortizado fácilmente como cualquier otra aplicación de red. 
  1. Otras actualizaciones: algunas adiciones a la infraestructura cableada, normalmente en forma de puertos de switcheo adicionales que proporcionan conectividad y alimentación para puntos de acceso adicionales, junto con mejoras a los sistemas de administración, también pueden ser necesarias. Cualquier mejora requerida para apoyar edificios inteligentes típicamente será pocas en número, muy rentables y pagarán literalmente por sí mismas en un período de tiempo relativamente corto.

La conclusión es que los despliegues de edificios inteligentes tendrán un impacto mínimo en los presupuestos y en los costos de operación de TI, porque se sumarán los beneficios obtenidos de aprovechar la red existente.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *