Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Google quiere tener su propia ciudad empresarial sustentable

7 agosto, 2017.

Ramón Chomina-López
Editor de Digital Bricks
ramon.chomina@digitalbricks.com.mx

La construcción sustentable no solo es una tendencia en el sector de los grandes edificios corporativos, que si son mixtos bien pueden albergar departamentos habitacionales, servicios de hospedaje (hoteles) y oficinas de trabajo. También se observa en la edificación de viviendas “tipo” para empleados de las grandes firmas globales, que buscan tener a los trabajadores dentro de su campus y evitar problemas de movilidad en las ciudades.

Esto sucede en California, Estados Unidos, muy cerca de la zona tecnológica del Silicon Valley, donde están asentadas firmas que son líderes mundiales en innovación tecnológica, como Google y Facebook.

Todo esto es parte de lo que engloba el concepto de las “ciudades empresariales”, que son comunidades donde todo gira alrededor de las industrias establecidas en sus demarcaciones, que emplean a sus habitantes y generan prosperidad económica y profesional.

Según la publicación chilena TYN Magazine, North Bayshore, un vecindario de Mountain View, California, “se está convirtiendo a toda prisa en la ciudad empresarial por antonomasia”. El área acoge a Alphabet, la matriz de Google, que emplea a 20 mil personas a nivel local y que el mes pasado anunció planes para invertir 30 millones de dólares en la construcción de 300 casas modulares.

Obviamente, las unidades servirán de “viviendas a corto plazo” sólo para empleados de Google. Pero existen antecedentes previos a esta nueva iniciativa de dotar a los empleados con espacios diseñados ex profeso para disfrutar de nuevos niveles de confort, a solo unos metros de sus escritorios y con acceso a un ecosistema respetuoso del medio ambiente, cuyo motor son las energías renovables, que proveen algo importantísimo en esa región: eficiencia energética.

“Hace un tiempo, en 2015, Google compitió con LinkedIn por los derechos sobre unos 186 mil metros cuadrados del escaso suelo de North Bayshore. Ambas compañías hicieron generosas promesas para conseguir la aprobación de las autoridades locales: una nueva comisaría, medidas medioambientales e incluso becas para la universidad. En última instancia, LinkedIn se llevó la mejor parte, recibiendo unos 130 mil metros frente a los cerca de 48 mil de Google”, reseñó la publicación.

TYN Magazine publicó que, tras conocer la decisión, David Radcliffe, vicepresidente del área inmobiliaria de Google, aseguró a los concejales locales: “Es un golpe importante. No estoy seguro de cómo hacer que esto resulte viable en términos económicos”. No tuvo que hacerlo. Un año después, una permuta de propiedades con LinkedIn dio a Google la posesión de la totalidad de North Bayshore.

Google no se detiene ante nada. Para hacer realidad este proyecto “viviendero”, firmó con la NASA un contrato para alquilar durante 60 años la vieja base aérea de la agencia espacial en Moffett Field, donde se construirán las casas modulares.

Pero Google no es la única compañía que trata de combatir la escasez de vivienda en Silicon Valley. Más al norte, en Menlo Park, Facebook también planea construir mil 500 casas en Willow Campus, que estarán disponibles al público, 15 por ciento de ellas por debajo del precio del mercado.

Para algunos analistas del mercado, lo que Google y Facebook están haciendo es imitar el modelo de las compañías locales del siglo XIX, al alojar a sus trabajadores dentro de su área de actividad, pero esta vez con soluciones basadas en la sustentabilidad. Los casos previos que se conocen han tenido desenlaces diversos; unos han fracasado rotundamente y otros han alcanzado a llegar hasta la otra orilla del arroyo, pero no sin haber estado a punto de ahogarse.

Dentro de la sustentabilidad de los proyectos, algunos -muy pocos en realidad- han destinado unas cuantas hectáreas de tierra a la construcción de espacios verdes y de obras para beneficiar a la comunidad, como parques, piscinas deportivas y por ahí una escuela para niños huérfanos.

Sin embargo, quienes conocen bien los procesos de Google, piensan que mientras la corporación goce de buena salud, la idea de tener su propia ciudad empresarial y sustentable puede no ser tan mala.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.