Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Túnel Emisor Oriente, largo, tardado y costoso… ¡pero será como los de Suiza!

28 julio, 2017.

El director de la Comisión Nacional del Agua, Roberto Ramírez de la Parra, aseguró al diario El Sol de México que a casi 10 años de haber iniciado la construcción del Túnel Emisor Oriente (TEO), cuyo costo es 23 mil 300 millones de pesos, no se garantiza que la Ciudad de México deje de inundarse.

Con un 78% de avance en su construcción, que equivale a 62 kilómetros de longitud, 24 lumbreras y un portal de salida, el TEO es comparable a los túneles de San Gotardo, en Suiza, que cruzan debajo de los Alpes y cuya construcción tardó 17 años en realizarse, justificó el funcionario, quien estimó que las obras del Túnel Emisor Oriente se terminarán en 2018 y aumentará en un 70% la capacidad de drenaje profundo Del Valle de México..

El TEO inicia a la altura del Río de los Remedios con el Periférico Oriente y recorre bajo el subsuelo poco más de 62 kilómetros, hasta el estado de Hidalgo, donde desembocará en la planta de tratamiento de agua en Atotonilco, para ser usada en riego de plantíos, expuso la publicación.

El túnel más largo del mundo

El Sol de México reprodujo lo dicho por el Director de la Comisión Nacional del Agua, en el sentido de que este megaproyecto será el más largo del mundo y permitirá sacar del Valle de México hasta 150 metros cúbicos de agua por segundo, y aumentará hasta en un 70% ciento la capacidad de los otros emisores que desalojan 210 metros cúbicos por segundo.

La obra fue contratada el 14 de noviembre de 2008 por la Conagua, con una inversión original de 11 mil millones de pesos, para después aumentar en un convenio modificatorio el 5 de julio del 2011, para incrementar el plazo de conclusión que originalmente se consideró a septiembre de 2012.

“Este primer incremento fue debido a la creación del proyecto ejecutivo para poder construirlo, y que demostró que no se calculó bien cuál sería el alcance real y los materiales geológicos que se encontrarían al hacer las labores de perforación del túnel”, explicó Ramírez de la Parra. “Es la roca la que ha inhabilitado la máquina de perforación por hasta medio año, teniendo que hacerse ‘a mano’ la remoción de todo el escombro atascado”.

Con información de El Sol de México.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.

* Recuerda revisar tu bandeja de spam.