Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

En los edificios ‘verdes’, el poliuretano no es el más sexy, pero sí el mejor aislante

26 julio, 2017.

Los edificios “verdes” son sólo una de las caras, tal vez la más “sexy”, de la construcción sustentable. La otra, la que no se ve pero es fundamental a la hora de pensar en estructuras que conserven el calor y el frío en la situación que se requiera y que sean más eficientes energéticamente, es la tecnología aplicada a los materiales. Y es allí, en la construcción sustentable, donde hay grandes oportunidades.

Un edificio sustentable es aquel que está bien aislado, tiene iluminación y aire acondicionado adecuado. Suele obtener la energía vía paneles solares o biomasa.

Las principales tecnologías para aislamiento térmico disponibles actualmente son las espumas de poliuretano (PUR) y poliisocianurato (PIR). Las mismas son usadas en la producción de paneles sándwich, pieza central de los sistemas constructivos en seco. Los poliuretanos permiten un aislamiento térmico 700 por ciento mejor que el ladrillo, y 50 por ciento mejor que la lana de vidrio y al poliestireno expandido, que son los materiales más difundidos.

“En los tiempos actuales, donde el tema del ahorro energético está en boca de todos, tenemos la responsabilidad de innovar y acercar herramientas eficientes que contribuyan a hacer un uso responsable de la energía, tanto para cuidar el bolsillo de la gente como a los efectos que su uso excesivo produce en el país y en el mundo”, señaló Gabriel Rodríguez Garrido, director de la firma argentina Cadena de Valor de Infraestructura y Energía de Dow, citado por la publicación El Cronista.

Estos sistemas de construcción están mucho más difundidos en Europa y los Estados Unidos que en América Latina. De esta forma, se consume hasta un 70 por ciento menos de energía, no se consume agua durante el proceso, se termina en la mitad de tiempo y no tiene desperdicio alguno. En definitiva, se trata de una tecnología extremadamente versátil, con aplicación en construcciones comerciales, residenciales e industriales, como malls, supermercados y cámaras frigoríficas, entre otros.

“La energía más sustentable es la que no se usa. La mejor forma de no usarla es con la aislación. Para eso el mejor producto es el poliuretano. Todavía se construye de forma muy tradicional, la industria de la construcción es la que menos ha avanzado”, aseguró por otra parte Marcelo Fiszner, director de Mercadotecnia de la empresa Poliuretano para América latina.

En el mismo tema, Gustavo Bernadi, presidente de la compañía Acero Latina, explicó: “Desarrollamos paneles que fabricamos para viviendas, techos, galpones, sala de emergencias y escuelas. El panel no sólo ahorra energía sino tiempo”.

El ahorro de tiempo también es importante para otro fabricante, Sipanel, donde Omar Daniel Eidelstein aseguró que los paneles se instalan hasta diez veces más rápido que otros materiales. Además, explicó que son autoextinguibles, auto portantes, resistentes al ataque de insectos, y otros animales, y también a los sismos, la humedad y las filtraciones.

Por último, Pedro García Mortero, de Plaquimet, manifestó la necesidad de disminuir los residuos urbanos y señaló que el 70 por ciento de éstos provienen de la construcción tradicional. Según García Mortero, los paneles de poliuretano serían una solución porque permiten proyectos con menor derroche de materiales.

De cualquier forma, los expertos consideraron que “no se observa que los paneles vayan a reemplazar a la construcción tradicional”, pues surgen como una opción más para elegir a la hora de construir.

Con información de El Cronista.

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.