Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Del edificio inteligente a la construcción sustentable

10 julio, 2017.

Ramón Chomina-López
Editor de Digital Bricks
ramon.chomina@digitalbricks.com.mx

Viviremos en un mundo interconectado, es cierto, pero también en un entorno sustentable y más amigable con la naturaleza dentro de los espacios vitales del hombre: la casa y la oficina.

El Internet de las Cosas se apunta desde hace unos años como la tendencia que hará posible una realidad que tiene visos de ciencia ficción. El edificio inteligente, aquella estructura de espacios corporativos donde las tecnologías de información le daban un toque modernista, seguro y eficiente, pronto formará parte de una nueva realidad donde convivirá la conexión global con “lo verde”.

La industria de la construcción de México no es ajena a este cambio de paradigma. El diseño sustentable, la edificación de obras a base de materiales eco amigables, operando con energías renovables y limpias, no solo es un fenómeno que impulsan a nivel internacional organizaciones como el Consejo de la Construcción Verde de Estados Unidos (US Green Building Council), operador del sistema de certificación de edificios sostenibles que otorga la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) a las nuevas obras sustentables y los materiales y objetos que las hacen posible. También está la firme convicción de los jugadores del sector nacional por entrar de lleno a esta nueva ola. Empresas de la iniciativa privada y el gobierno están –hasta donde se puede apreciar hoy en día- montándose a la ola verde, regresando al boque en busca de los colores perdidos.

Se entiende que el gobierno lo puede hacer porque es políticamente correcto abanderar la causa de la ecología y el concepto de la sustentabilidad, pero también es cierto que tiene la obligación moral y política de hacerlo posible.

Es grato constatar que cada vez hay más opciones en el mercado mexicano de la construcción sustentable, de su diseño tanto exterior como interior y de su organización para hacer la vida de los mexicanos más amable, más inteligente y sobre todo más comprometida con los afanes de convivencia y respeto por los ecosistemas que generan vida y salud.

Así, lo sustentable, lo verde, se manifiesta como una tendencia irreversible, relacionada íntimamente con la supervivencia misma de los seres humanos. Desde inicios de año el Instituto de Color Pantone decretó que el color verde energético sería el que distinguiría al 2017. Para ello creó el Greenery, “un color fresco que lleva una sombra amarillosa que evoca los primeros días de la primavera, el follaje verde y los espacios al aire libre. El color verde invita a respirar profundo, a oxigenarse y a revigorizarse”.

El verde se ha colocado a la vanguardia para hacerse omnipresente en todo el orbe, “pues cuanto más las personas están sumergidas en sus realidades modernas, mayor es su deseo de entrar en contacto con el mundo natural”. Así lo describió la Directora Ejecutiva del Instituto Pantone, Leatrice Eiseman.

Y no se trata de permanecer en “estado de contemplación”, viendo pajaritos, hadas y duendes por todos lados. Lo verde aterriza para  brindar esperanza a la gente, en medio de un complejo panorama social y político. “Satisface nuestro creciente deseo de rejuvenecer, revitalizar y unir. El verde simboliza la reconexión que buscamos con la naturaleza, con otros e incluso más allá”, afirmó la responsable de Pantone.

Medio año más tarde, en México los constructores y diseñadores de espacios arquitectónicos lo pueden constatar en el espacio que ocupa sus objetivos de negocio y de arte para la vida.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *