Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Diseño, un catalizador de la oferta inmobiliaria

12 junio, 2017.

Más allá de la construcción y renta de casas habitación y oficinas, el diseño y funcionalidad de bienes inmuebles ya existentes detonarán la industria inmobiliaria en la Ciudad de México, escenario en el que los arquitectos se consolidan como verdaderos artífices de sueños e impulsores del sector.

Por Raúl Jiménez Carachure (*)

Si el valor de los arrendamientos y la compraventa de propiedades se basó esencialmente en su ubicación o la inyección de capital, ahora es cada vez más importante invertir en la generación de espacios interiores habitables; es decir, se pasa de un sistema indiferenciado y masificado a uno personalizado y único, donde los espacios dejan su estandarización para adaptarse a estilos de vida y trabajo concretos.

Un negocio “despersonalizado” requiere ahora arquitectura funcional. De manera simultánea, la oportunidad de hacer negocios inmobiliarios ya no es exclusiva de los grandes capitales. Actualmente el mercado presenta oportunidades para quienes invierten en espacios ya construidos, pero multiplican su valor mediante el diseño y la configuración interior, y es allí donde los arquitectos se están consolidando como artífices de sueños e impulsores del sector inmobiliario.

El valor del mercado inmobiliario en la Ciudad de México mantiene actualmente una tendencia al alza, según cifras de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF). Esto se relaciona con el diseño de interiores y el equipamiento de una propiedad, con su funcionalidad.

Dicha característica es el proceso de convertir un espacio en un lugar habitable, lo cual tiene que ver con la posibilidad de apropiarnos de él y hacerlo nuestro, más allá de la simple configuración doméstica que otorgan un techo y cuatro paredes; se trata de que cada espacio sea armónico con las necesidades de quienes lo habitan.

Hoy la diferencia entre tener o no tener éxito en el negocio de los bienes raíces se encuentra en la capacidad de ofertar, arrendar y vender departamentos o casas donde no solamente se pueda vivir sino habitar. Una casa es un “nido” de seguridad, confort y belleza individualizada, la cual no puede reproducirse sistemática y masivamente; más bien, se requiere un minucioso proceso creativo.

Así, generar funcionalidad habitacional es propiciar la identificación del inquilino con su espacio doméstico, lo que se consigue al configurar espacios interiores que sigan la línea del diseño y que permitan que su personalidad se interrelacione con el espacio.

Un error común es asumir que el estilo contemporáneo es el más adecuado para todas las casas u oficinas, pero éste debe responder a las necesidades y expectativas de las familias y productos y servicios en el caso de lugares de trabajo. No puede generarse a priori una respuesta de cómo debe diseñarse o qué tipo de mobiliario adoptar. Todo esto -incluso los materiales a emplear- debe responder a lo que desea proyectarse, a las expectativas de experiencia y vida… Sólo esto augura un negocio inmobiliario ascendente.

(*) El autor es Fundador y CEO de Roca Construcciones.

Etiquetas: , , ,

Comentarios

  1. Excelente redacción, buen trabajo, gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.

* Recuerda revisar tu bandeja de spam.