Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Con biotecnología, Dos Ríos permite construir viviendas sustentables

15 mayo, 2017.

El sistema creado por la empresa permite a sólo tres personas fabricar 10 millares de tabiques en ocho horas, garantizando ahorros de hasta 55% en acabados y 25% en mano de obra, reduciendo al menos un 30% en el plazo de construcción al no requerir juntas constructivas ni aplanados.

Por: Digital Bricks / LMC

Preocupado por el daño al medio ambiente, en 2009 Rafael Ríos decidió combinar su espíritu emprendedor con el interés de investigadores y científicos para llevar al mercado soluciones que contribuyeran a reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), principalmente bióxido de carbono y metano.

 “Es necesario dejar de ver a estos gases como problema y aprovecharlos como parte de una solución, sobre todo por el gran potencial energético que tienen”, señala el Director General de la empresa Dos Ríos, mayormente reconocida en México como productora de polímeros y fertilizantes orgánicos, bioplásticos y biodiesel.

Mediante innovación tecnológica relacionada en particular con la biotecnología, este empresario se planteó agregar valor a diversas cadenas productivas utilizando sus impactos negativos como insumos; fue así como logró un sistema constructivo a base de bloques prefabricados ecológicos y colados al interior.

Dichos bloques armados cuentan con castillos y dalas que están coladas al interior, mismos que facilitan la instalación eléctrica y los acabados a la medida. Por medio de los espacios vacíos internos, el sistema permite ahogar la estructura de los castillos dentro del mismo material sin interrumpir visualmente el ritmo de los ladrillos al exterior.

A decir del directivo, entre los beneficios de esta propuesta se encuentran: el ahorro en cimbra y mano de obra para la colocación, la disminución de al menos 30% en el plazo de construcción, aparte de no requerir juntas constructivas ni aplanados, reduciendo también más de 25% la huella de carbono por unidad. Con ahorros de hasta 55% en acabados y 25% en mano de obra, este sistema también es termo acústico debido al material que integra.

La empresa se apoya en la biotecnología para ofrecer al mercado opciones de vivienda que contribuyan a cuidar el medio ambiente y, en particular, considerando el contexto social de entidades como Sonora y Querétaro.

Rafael Ríos es uno de los promotores del primer parque de biotecnología del país, el cual se ubica en el estado de Sonora; además, fue reconocido con el Premio Nacional del Emprendedor en 2014 en la categoría “Emprendimiento de Sustentabilidad Ambiental”.

Él mismo recuerda haber comenzado su propuesta de vivienda sustentable debido a que en el estado de Sonora -donde él y sus socios cuentan con diversos proyectos- las casas consumen una gran cantidad de energía por el aire acondicionado que requieren.

Ahí surgió la idea de crear un sistema termo acústico y de fácil construcción que utiliza tierra y material del lugar a fin de abatir costos: “Utilizas lo que existe en la zona; el constructor sólo lleva la máquina”, explica.

Los tabiques que ya comienza a distribuir justamente en dicha entidad, así como en Querétaro, se fabrican en el TechnoParque Dos Ríos ubicado entre el kilómetro 113 y 115 de la Autopista México-Querétaro, donde cualquier persona interesada en el sistema tiene la oportunidad de crear sus propios moldes.

“Antes tomaba hasta tres meses mandar a hacer un molde al extranjero; hoy en el TechnoParque estamos montando nuestra propia planta de moldeado, con jóvenes ingenieros en mecatrónica, ingeniería y diseño”, añade.

 

Innovación para la construcción

Con el esfuerzo de su equipo de trabajo, Ríos creó una máquina que hace posible que tres personas fabriquen 10 millares de tabiques en ocho horas, y sin la necesidad de que el personal cargue un solo bloque.

Rafael Ríos, con innovacion

El material de sus tabiques es el que tradicionalmente se usa; es decir, cemento y arena, aunque estos productos llevan un acabado interno y externo muy especial: se descompone todo el plástico que no se recicla y que va a los rellenos sanitarios, transformándolo en un material termo acústico.

Al vacío y sin el uso de fuego, se aprovecha el plástico para convertirlo en diésel que, en lugar de ir a la atmósfera, se transforma en polvo termo acústico y elástico, lo cual permite crear tabiques con esas propiedades.

“Nuestros tabiques incluyen ese plástico; pesan 7 kilogramos, evitan que los ruidos del exterior se filtren al interior y mantienen por más tiempo la temperatura estable. Además, estamos descomponiendo el carbón de plástico y lo convertimos en vivienda sustentable sin utilizar energía eléctrica”, argumenta el Director, quien señala igualmente que esto se debe a que utilizan energía eólica para sus máquinas.

A sus tabiques es posible agregar el acabado que requiera el cliente y, con ello, ofrecer ahorros en el aplanado: “Estamos pensando en las mujeres; queremos que ellas puedan construir sus casas y que 75% de nuestro personal en el TechnoParque sean mujeres”.

El interés del emprendedor es difundir esta opción tecnológica a todo el país y mostrar que es posible cuidar el medio ambiente y contar con viviendas sustentables en cualquier región y con cualquier tipo de clima.

Para esta labor de difusión, la compañía participa en exposiciones del sector de la construcción y se apoya en su red personal de contactos, a quienes garantiza innovación, reducción de huella de carbono, calidad en acabados y un sistema constructivo eficiente y rápido.

“Descomponemos el carbón de plástico y lo convertimos en vivienda sustentable, utilizando energía eólica para hacer funcionar nuestras máquinas”.

Distribuyendo innovación

Para quienes decidan unirse a la visión de Dos Ríos y distribuir su propuesta, es necesario firmar un convenio mediante el cual el asociado podría incluso recibir la máquina para fabricar los tabiques que requiera.

“Lo ideal es adaptar proyectos a la medida para lograr ahorros, especialmente en todos los acabados externos. Hay una inversión inicial que tienen que hacer los distribuidores de un millón 250 mil pesos, con lo cual reciben la planta modular para fabricar tabiques.

“Con ese costo nos asociamos con el distribuidor -añade- porque representa 35% del valor de la máquina. Dos Ríos pone el resto y el distribuidor se encarga de abrir el mercado, quien en poco más de dos años obtiene un retorno sobre la inversión y un margen de utilidad de 33%”, enfatiza Rafael Ríos.

La máquina que desarrolló este empresario no sólo fabrica tabiques sino adoquines, banquetas, guarniciones y todo lo que pueda ser modular. Cabe mencionar que los tabiques tienen un peso de siete kilogramos y su resistencia es mayor a la de los tradicionales.

Asimismo, la máquina puede trabajar tres turnos por día, con lo cual puede satisfacerse los requerimientos de la región. El especialista considera que la figura ideal para distribuir su solución es la del constructor de nivel residencial medio, quien busca calidad en sus materiales.

Otra figura vital de asociado de negocios es el distribuidor que se enfoca en la construcción de casas de interés social, pero de autoconstrucción, llevando a cabo sus proyectos con apoyos federales.

“Para trabajos de autoconstrucción, por ejemplo, nuestro distribuidor nos indica el tamaño de la vivienda y los acabados que requiere en sus paredes, mientras que nosotros le mandamos los tabiques numerados para que construya su vivienda en automático”, destacó finalmente.

>>www.2rios.mx

Contacto de negocios

Empresa: Dos Ríos.

Contacto: Rafael Ríos, director general.

Tel. 55-5913-4213.

e-mail: mbta2r@gmail.com

Etiquetas: , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.

* Recuerda revisar tu bandeja de spam.