Publicidad Publicidad
Compartir
Tweet

Los grandes misterios de la pirámide de Keops

20 marzo, 2017.

La construcción de esta maravilla del mundo antiguo llevó unos 20 años y se necesitó del trabajo de más de cien mil hombres.

No puede asegurarse con certeza quién fue el constructor originario ni cuál fue el real propósito de la llamada “Gran Pirámide” o pirámide de Keops, considerada una de las siete maravillas del mundo antiguo, pero según las teorías de diferentes arqueólogos la construcción de este monumento llevó unos 20 años y se necesitó del trabajo de más de cien mil hombres, aunque tan sólo para construir la calzada o vía por la que iban a transportarse los enormes bloques de piedra calcárea desde la cantera llevó más de diez años.

Debe mencionarse que el revestimiento en granito rosado constaba de unos 27 mil bloques completamente grabados con signos jeroglíficos, los que situaban el verdadero origen y utilidad de esta pirámide, pero fueron expoliados por un emir que los utilizó para construir muchos de los antiguos edificios que hoy en día se levantan en El Cairo.
Pedro Amorós, investigador en transcomunicación instrumental, se pregunta en una de sus aportaciones: ¿Cómo harían más cien mil hombres durante 20 años para trabajar en un mismo lugar sin estorbarse unos a otros?; ¿Cómo transportaban esos inmensos bloques de piedra sin utilizar vehículos, ya que pesaban de dos a 80 toneladas cada uno?; ¿Cómo transportaron más de 27 mil bloques de granito desde las canteras de Aswan que están a unos mil kilómetros de distancia?; ¿Cómo cortaban los bloques de granito con sus simples útiles de cobre, ya que no conocían el hierro?; ¿Cómo subían estos bloques de 80 toneladas a la cima de la pirámide (148 metros), cosa que hoy es imposible?

Preguntas como las anteriores seguramente hay muchas, pero tratando de responderlas algunos arqueólogos especulan que para poder terminar la pirámide en 20 años (la que consta de 2 millones 800 mil bloques que pesan de dos a 80 toneladas), los cien mil trabajadores referidos tendrían que haber colocado, situado, orientado, pulido y grabado uno de esos pesados bloques cada tres minutos, ¡y sin utilizar poleas, pues en aquel entonces no las conocían!

Para complicar más este asunto, hay que decir que no se ha encontrado vestigios de amarres de cuerdas ni nada por el estilo, sin contar que el transporte de la época no era nada sencillo; además debe decirse que, como dato curioso. para el fijado de los bloques se utilizaba un yeso de fraguado rápido, por lo que era prácticamente imposible cambiar la orientación del bloque poco después.

Asimismo, para la construcción de cada uno de los bloques de granito que recubrían la pirámide de Keops (los cuales tenían unos 20 metros cuadrados de superficie cada uno) se realizó la misma tarea que para el pulido del espejo del observatorio del Monte Palomar; es decir, lo que actualmente se consigue con la moderna tecnología en varios meses de pulido, los egipcios lo hicieron con los 27 mil bloques utilizados.

Llama entonces la atención que, para conseguir pulir todos los bloques de granito en 20 años, debieron haber pulido unos 3.6 bloques por día y, según los arqueólogos, para el pulido simplemente se utilizaba arena y un ladrillo.

Como dato anecdótico y para “suavizar” lo que para muchos no deja de ser una exageración histórica, el arqueólogo egipcio Hawass afirma que las familias de Egipto enviaban cada día 21 cabezas de ganado y 23 ovejas para alimentar a los trabajadores: “Esto no era en concepto de impuesto sino como una libre colaboración para lo que se veía como un gran proyecto nacional”, señala el director de una de las más importantes excavaciones en la zona.

Hawass asegura además que los trabajadores no excedían los 10 mil (en contra del testimonio Heródoto, que cita 100 mil); éstos se rotaban cada tres meses, y los que morían durante el proceso de construcción eran enterrados en la zona.


Un equipo de investigación español encontró en el fondo del pasadizo de la verdadera entrada a la pirámide un fragmento cilíndrico de madera que pertenecía a un bloque de granito y sirvió como sistema de cierre, según se demostró científicamente, pero cuando llevaron a analizar este fragmento de madera a una universidad americana los científicos se asombraron con los resultados de la prueba del carbono 14 (C14), asegurando que el cilindro databa del 2016 después de Cristo, por lo que hay quienes afirman que en la construcción de la pirámide intervino la mano y tecnología de extraterrestres.
El propio sistema de cierre de la entrada a la pirámide consta de un bloque de granito con seis orificios que corresponderían a seis cilindros de madera como el que se encontró en el fondo del pasadizo que conduce hasta el mismísimo punto central, justo donde bascula el enorme monumento. Un científico inglés examinó los orificios en los que supuestamente se insertarían esos seis cilindros y encontró las marcas de una broca algo extrañas. En primer lugar, la broca necesitaría tener una “dureza 500” para poder haber trepanado de la forma en que lo hizo este bloque de granito, cuando el material más duro que hoy en día se conoce es la widia, un diamante sintético con “dureza 11”, el cual se utiliza en los talleres para cortar precisamente el granito.
Para seccionar un bloque de granito de un metro se invierten horas con nuestra técnica actual y, según los cálculos de este científico inglés, con base en la medida de separación de las marcas dejadas por la broca, el proceso de perforación con el que se trataron los orificios del bloque de cierre fue tres veces más rápido que como se conseguiría con los sistemas más modernos.
Sólo con observar el obelisco inacabado de las canteras de granito rosa que se encuentran en Aswan nos damos cuenta de que la forma “acucharada” con la que está esculpido encierra un misterio superior al que simplemente nos explican los arqueólogos.

Terminología

Widia.- El carburo de wolframio (carburo de tungsteno) es un compuesto cerámico formado por wolframio y carbono; pertenece al grupo de los carburos y su composición química incluye W3C hasta W6C. Debido a su elevada dureza, este material se utiliza fundamentalmente en la fabricación de maquinarias y utensilios para trabajar el acero; de esta característica también recibe el nombre de “widia”, una abreviatura del alemán Wie Diamant (“como el diamante”).

Etiquetas: , , , , , ,

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscribirse

Suscríbete al newsletter

Recibe totalmente gratis nuestro newsletter en tu correo y forma parte de la comunidad de mayor éxito en el sector de la construcción.

* Recuerda revisar tu bandeja de spam.